Antonio Di Pietro, ex fiscal italiano

“Si no se respeta la ley, hay corrupción y pobreza”

El ex fiscal italiano del “Mani Pulite”, Antonio Di Pietro, y el juez brasileño de Curitiba, Sérgio Moro, debatieron en la Argentina sobre las formas de investigación judicial a los sistemas de corrupción público-privada.

En el último día del Segundo Congreso Bienal de Seguridad Jurídica y Democracia en Iberoamérica, el ex fiscal italiano del “Mani Pulite”, Antonio Di Pietro, y el juez brasileño de Curitiba, Sérgio Moro, delinearon algunas pautas claves para la investigación de casos de corrupción, tanto en Europa como en América Latina. El encuentro se desarrolló entre el martes y el jueves en la sede de la Bolsa de Comercio de la ciudad de Buenos Aires. Fue organizado por el Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia (FORES) y la cátedra jurídica de la Universidad de Girona, España, con el auspicio del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Ambos expertos de la Justicia en casos de crimen organizado tuvieron puntos en común al evaluar los casos “Mani Pulite” y el “Lava Jato”, entre otros. Di Pietro y Moro concordaron que “la corrupción sistémica es uno de los puntos similares entre ambas mega causas”.

JUS_9181

 

 

Ambos expertos en la lucha anticorrupción coincidieron en destacar la importancia de la figura del arrepentido procesal para romper el pacto de silencio. También  y la necesidad de fortalecer la cooperación jurídica internacional para poner un freno a los paraísos off shore.

Di Pietro señaló que la “fuerza de la opinión pública es el árbitro de la democracia”. “El verdadero juez de la democracia no es el magistrado que aparece cuando hay un delito, sino la prensa libre”, remarcó.

También sentenció que “si no se respeta la ley, el Estado de Derecho, hay corrupción y pobreza”. “A las democracias modernas –dijo- nacidas después de las guerras y las dictaduras, si no se las controla a diario pueden producir un tumor social”.

Di Pietro evaluó el accionar de las mafias que persiguió en su país y los vericuetos para atraparlos. “El delincuente siempre trata de no ser descubierto, por eso el investigador debe buscar un nuevo método que todavía el delincuente no conoce”, afirmó.

Di Pietro integró el equipo de fiscales que lideró las investigaciones judiciales que, en apenas dos años, logró investigar a 4500 personas, procesar a 3200 y lograr más de 1200 condenas por diversos delitos. “En esta guerra contra el delito debemos saber que no llegaremos nunca a eliminarlo, pero sí que debemos combatirlo siempre”, lanzó.

JUS_9258

Instituciones fuertes

Desde el juzgado en el norte de Brasil donde juzgó la Operación Lava-Jato, Moro explicó que “tiene expectativa que en el futuro disminuya la corrupción en Brasil y también en América Latina”, y lo comparó con el “Mani Pulite”, que “lo influenció de manera positiva” en su accionar en las investigaciones.

“En estas investigaciones los testigos son los propios delincuentes, el que da dinero y el que lo recibe. Se arrepienten para ser beneficiados, por eso necesitamos leyes que premien a quien delate porque es fundamental para la investigación”, sostuvo Moro. Y resaltó que no hay “soluciones mágicas” para combatir la corrupción sino que se trata de “fortalecer la democracia”.

En el cruce que se realizó por videoconferencia con el magistrado brasileño, moderado por el periodista Jorge Fontevecchia, director de Editorial Perfil, se puso en debate el límite de los llamados arrepentidos y los beneficios que el Poder Judicial le conceda y hasta qué punto debería hacerlo.

También se les consultó a ambos por las críticas y acusaciones que recibieron en sus respectivos países. Moro explicó que “son afirmaciones equivocadas e injustas”. Y agregó: “Es una pena, porque nuestro trabajo es público y transparente”. Ambos coincidieron en que la sociedad “evaluará” el accionar que tuvieron. “Siempre la verdad se impondrá sobre acusaciones falsas”, dijo Moro.

En el cierre, del que también participaron el titular de FORES, Diego Bunge, y el presidente de la Diputación de Girona, Pere Vila Fulcará, el secretario de Justicia de la Nación, Santiago Otamendi, expresó que “es muy importante el coraje, la vocación y las instituciones fuertes para luchar contra la corrupción”. “Hay que seguir trabajando en fortalecer la independencia del Poder Judicial”, agregó.

Otamendi, que además preside el Grupo de Acción Financiera (GAFI), coincidió con Di Pietro en la importancia de estos encuentros para promover una mejor cooperación judicial entre los distintos países, clave en este tipo de crímenes transnacionales.