Nuevo laboratorio de estudios genéticos en Tucumán

El Poder Judicial de Tucumán inauguró su nuevo laboratorio de estudios genéticos, que permitirá un aceleramiento de las investigaciones judiciales que se lleven adelante en la provincia, debido a que las muestras ya no deberán ser remitidas a las provincias de Salta o Buenos Aires.

Durante la presentación de las nuevas instalaciones y equipos, el titular del Ministerio Público Fiscal, Edmundo Jiménez, afirmó que “este nuevo equipamiento está a la altura de los más sofisticados a nivel mundial”, y evaluó que, demandado por la comunidad tucumana y el sistema judicial, redundará en un ahorro significativo del gasto en cuanto a que ya no será necesario un envío de muestras fuera de los límites provinciales.

La nueva instalación para estudios de ADN del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales integra el complejo de laboratorios del Ministerio Público – que lleva por nombre “Doctor René Favaloro”-, y dispone además de un espacio de estudios toxicológicos y anatomopatológicos.

Históricamente, el tiempo de espera de los resultados de un análisis genético solía tomar hasta seis meses. A partir de estos nuevos recursos técnicos, la espera se reducirá a un lapso de entre dos y tres semanas, dependiendo esto de la mayor o menor complejidad del caso analizado. Por su utilización como material de prueba en diferentes tipos de delitos, se estableció una pauta de prioridad, teniendo preeminencia para el uso del instrumental las causas de abusos sexuales, homicidios, lesiones, robos agravados e identificación de cuerpos.

La innovación supone la incorporación de dos nuevos equipos: el Real Time y el secuenciador. La funcionalidad del Real Time es cuantificar las muestras de ADN recogidas, pero además determina si las mismas pertenecen a un hombre o a una mujer, y si se encuentran mezcladas con las de otra persona. Por su parte, el secuenciador se utiliza para obtener un perfil genético que es contrastado con los archivos de sospechosos de delitos almacenados en bancos de datos.

La nueva tecnología incorporada, que acelera los procesos de investigación y ofrece mayor seguridad en torno a los resultados, es similar a la que se utiliza en organismos gubernamentales como el Federal Bureau of Investigacion (FBI) de Estados Unidos; laboratorios de este tipo sólo existen dieciocho en la Argentina, mayormente laboratorios privados de Buenos Aires.

En simultáneo con la apertura de los laboratorios de Genética Forense, también se realizó una disertación sobre “Pautas y consejos para optimizar la realización de pericias” en el marco del Programa Nacional Ciencia y Justicia, a cargo de Daniel Corach, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Especialista en genética, Corach remarcó que “las bases de datos genéticos de referencia (e inteligencia) son aquellas en las cuales se almacena información estadístico-poblacional, y que nos permiten ordenar, desde el punto de vista cuantitativo, una coincidencia o un vínculo de parentesco. A partir de ellas, analizamos los perfiles genéticos -obtenidos de una evidencia criminal- que se suben a una nube y que nos permitirán cotejar el grado de verosimilitud entre la muestra con los detenidos o condenados. Esto nos permitirá evaluar e identificar responsables reiterativos de causas de violaciones”.

Ante un auditorio de miembros del Cuerpo Médico Forense de Tucumán, Corach remarcó que “tenemos que conocer las características de la población, en cuanto a los marcadores genéticos que usamos, para lograr mostrar con qué probabilidad estamos generando un resultado. O, mejor dicho, lograr los índices de verosimilitud que van indicar cuál es la ´fuerza´ que tiene una prueba, desde el punto de vista de la evidencia científica, y de qué manera puede determinar una decisión judicial”.