Programadores, diseñadores, administradores de empresas, politólogos, comunicadores y graduados en disciplinas humanísticas desarrollan propuestas para que las entidades civiles gestionen mejor con ayuda de la tecnología.

Wingu es una organización sin fines de lucro que brinda a ONGs asesoramiento estratégico, apoyo técnico y entrenamiento en temas informáticos, como montaje de sitios web, bases de datos y un sistema para gestionar mejor las relaciones con sus contactos a través de una única base de datos (lo que se conoce como CRM).

La trayectoria de Wingu comenzó cuando un grupo de jóvenes voluntarios que trabajaban en Idealistas.org se juntaron a pensar cómo hacer para ayudar a otras organizaciones sin fines de lucro a sacar el máximo provecho de Internet y sus herramientas.

Son tiempos de nuevas tecnologías, en los que la necesidad de difundir acciones obliga a las ONGs a estar actualizadas y presentar una cara atractiva, con recursos que les permitan optimizar sus modos de difusión y financiamiento.

Foto: Wingu
wingu-3

“Como consecuencia de la profesionalización del sector social en Latinoamérica, muchas organizaciones se dieron cuenta del valor que tiene la incorporación de nuevas tecnologías para mejorar su gestión, de cara a sus beneficiarios, donantes, staff o voluntarios”, sostiene Mariano Malia, director de Desarrollo Institucional.

“Somos una organización que se puso en marcha a fines de 2008. Iniciamos en Argentina y hoy tenemos una oficina también en Distrito Federal, de México, y trabajamos en 18 países de Latinoamérica”, explicó Malia.

Cuenta con un staff permanente de 25 profesionales, entre los que hay programadores, diseñadores, administradores de empresas, politólogos, comunicadores y graduados en disciplinas humanísticas. “Nos dirigimos exclusivamente al público de las organizaciones sociales y ponemos nuestro esfuerzo en que las más pequeñas no tengan que pagar por capacitarse en tecnología”, explicó.

La labor de Wingu -cuyo nombre significa nube en uno de los múltiples dialectos africanos- está focalizada en tres ejes: el primero es el de capacitación y fortalecimiento, en el cual se brindan talleres presenciales y online (“webinarios”), así como guías y manuales para descargar.

Wingu 2Otro de los ejes es el de servicios e implementaciones a pedido de las organizaciones: allí, se hacen desarrollos que tengan que ver con páginas web, con aplicaciones móviles, con bases de datos, presencia en redes sociales y campañas online.

Entre sus iniciativas, se encuentra Datashift, un proyecto en el que mediante capacitaciones presenciales y virtuales se apunta a generar conciencia en la ciudadanía de que los datos son importantes y constituyen un capital significativo. “Se hace a través de plataformas amigables que permiten ver datos ya existentes o regularizar bases de datos con información que antes no se encontraba disponible”, plantea Malia.

 

Los proyectos de datos generados por los ciudadanos son una herramienta esencial para el armado propuestas de políticas públicas desde la sociedad civil. Un caso es el de #NiUnaMenos: este colectivo está actualmente llevando adelante el Primer Índice Nacional de Violencia Machista en Argentina.

A lo largo de siete años de trabajo, Wingu ha interactuado con 13000 personas, distribuidas en 1200 organizaciones sociales. Brindan capacitaciones en distintos eventos, algunos generados por la propia organización y en otras ocasiones asisten como invitados. Puede accederse a ellos a través de Wingu Channel.

Caminos de la villa

El área de innovación tecnológica, con proyectos de mayor envergadura y masividad: en 2014, Wingu lanzó Caminos de la villa, una plataforma que permite visualizar los mapas de todas las villas de Buenos Aires. A través de esta iniciativa, los vecinos de los barrios precarios pueden denunciar problemas en las redes de servicios públicos o, por ejemplo, avisar que una ambulancia no entra a una barriada.

Foto: Wingu
wingu4

“Al principio del proyecto advertimos que antes estos núcleos de población ni siquiera estaban contemplados en los mapeos de Google Maps, y con este tipo de proyectos nos metimos en temáticas como datos abiertos, el empoderamiento de la ciudadanía a través de la información”.

Entre las distintas aplicaciones que ofrece esta organización, se destacan Donaronline.org: una herramienta online para que todas las ONG´s puedan recibir donaciones con tarjeta de crédito de manera rápida y segura. También forman en la utilización de Salesforce, un sistema en el que se otorgan licencias gratuitas a ONG´s para que ordenen y centralicen la información de sus contactos, voluntarios, donantes y beneficiarios a través de su CRM.

“Muchas organizaciones nos contactan porque enfrentan el desafío de cómo unificar y pensar una estrategia online, no sólo comprender que las redes sociales son un vehículo de difusión gratuito sino qué marco hay que darle para aprovecharlas”, sostiene el director. Se trata de lograr un “mayor empoderamiento organizacional a través de la mejora de las bases de datos, o ayudándolos a plantar su página web o a que puedan recibir donaciones online”.