El Ministerio Público Fiscal porteño probó en 2008 un sistema de suplencias que garantizó que el trabajo no se detuviera durante la Feria judicial: Con un tercio de la planta de las fiscalías, el servicio de Justicia mostró una continuidad que fue bien percibida.

La Justicia deja de funcionar durante 45 días al año: un mes en verano y dos semanas en invierno, lo que se conoce como Feria judicial. Es un lapso de tiempo en el que no corren plazos procesales, se montan guardias mínimas y sólo se atienden temas que tengan carácter de urgente.

Desde 2008, en la Ciudad de Buenos Aires, el Ministerio Público Fiscal (MPF) local puso en práctica un nuevo sistema para que la atención siga vigente durante esos períodos, respetando las vacaciones de los trabajadores y sin que tengan que tomarse licencia esos días.

Durante los últimos meses de 2016 y los primeros de este año se puso en discusión la posibilidad de que un modelo similar se aplique a nivel nacional. La resolución que habilitó este modelo en Capital Federal mostró varios números en relación a su utilidad: estudios de organizaciones no gubernamentales concluyeron que una semana de feria en la Justicia nacional implica un millón de horas de trabajo.

El 81 por ciento de los empleados del MPF percibió que los ciudadanos que acudieron cuando se aplicó por primera vez este modelo (en feria judicial inviernal de 2008) consideró que la decisión era excelente o muy buena. También señalaron que el 95 por ciento de los vecinos que se presentaron realizó comentarios positivos o muy positivos sobre la iniciativa.

En concreto, la medida dispuso que en estas fechas, un tercio de los trabajadores de cada fiscalía continúe trabajando, y que este grupo que quede al frente del órgano de administración de Justicia también tenga un orden jerárquico. De este modo, se busca garantizar el funcionamiento continuo del espacio

Pero el número de integrantes de las unidades fiscales, según la resolución 302/08, debe ser de dos tercios del total para las que tienen competencia en materia Penal y Contravencional y de Faltas. Siempre deberá encabezar el grupo el titular de la dependencia.

En esa resolución también se precisa que “no puede dejar de llamar la atención que, a diferencia de otros servicios esenciales que brinda el Estado de manera permanente por la propia naturaleza de las demandas en que se apoyan (seguridad, salud, por ejemplo), el de justicia pueda detenerse prácticamente en forma completa durante un total 45 días al año (un mes entero en el caso del receso estival)”.

“Por ello, sin afectar las vacaciones (…) es que mediante un sencillo sistema de suplencias o reemplazos, cosa que de hecho se utiliza cotidianamente, se propone que la actividad jurisdiccional, no detenga a lo largo del año en ningún momento su marcha, lo cual permitiría una más pareja recepción de expedientes a lo largo del año”, propone la resolución