El monitoreo digital de presos con preventiva llegó a Santa Fe

Un acuerdo entre la provincia y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación permitirá que se entreguen 400 tobilleras para hacer un seguimiento de las personas que se encuentran en esa situación procesal.

El uso de las tobilleras como forma de monitorear que no se violen medidas de restricción perimetral o prisiones domiciliarias ya es una realidad en provincias como Chubut y también en la ciudad de Buenos Aires. Ahora se extendió en Santa Fe donde, a partir de un acuerdo con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, habrá 400 de estos dispositivos.

La iniciativa se llevó a cabo gracias al acuerdo entre el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia, Juan Bautista Mahiques, y los ministros de Justicia y Seguridad santafesinos, Ricardo Silberstein y Maximiliano Pullaro, respectivamente.

Las 400 Unidades Transmisoras de Radiofrecuencia –tal es su nombre- se usarán fundamentalmente para evitar que las personas con prisión preventiva se alejen de su domicilio.

Este sistema funciona mejor a nivel preventivo que, por ejemplo, el botón antipánico, que alerta de la situación de peligro de las víctimas cuando el riesgo ya se está sustanciando.

El énfasis puesto en lo relativo a la prisión preventiva y su control tiene que ver con un protocolo del área de Seguridad que está desarrollando la provincia. Así lo aseguró el ministro de esa área, Maximiliano Pullaro, quien añadió que también se apunta a “fortalecer” a la Justicia en el “servicio post-penitenciario”.

El funcionario agregó que este sistema “va a permitir un control mucho más exhaustivo, ya que va a estar asociado a la central de monitoreo para tener una georeferenciación similar a la que se tiene en los móviles policiales y los botones de pánico”.

La violación de medidas de restricción perimetrales es uno de los principales problemas que enfrenta la Justicia en cuestiones relativas a violencia de género. Episodios de violencia y hasta crímenes se cometieron en circunstancias de este tipo.

Primero en Rosario

La implementación de esta iniciativa será gradual: este primer envío de 400 unidades recalará en la ciudad de Rosario. Los jueces de esa circunscripción judicial se encargarán de determinar en qué casos deben aplicarse. El Ministerio de Seguridad, en tanto, llevará a cabo el monitoreo.

En la ciudad de Buenos Aires existe un antecedente importante con respecto a esta temática: un hombre de 35 años fue obligado a llevar uno de estos dispositivos después de que intentara ingresar a la casa de su ex pareja, donde vive su hijo y a quien no veía hace tiempo. Había sido denunciado por la mujer por estar involucrado en casos de robos. La restricción establecida para el imputado fue de 1.000 metros.