Mediación Escolar: aprender a privilegiar el diálogo desde chicos

Una de las modalidades de mediación, es la que se desarrolla hace más de 16 años en escuelas a lo largo del país. Cómo se implementa y contribuye a reducir la violencia. Ejemplos y casos.

Desde el año 2000, los equipos técnicos de la Dirección Nacional de Mediación realizan un exhaustivo trabajo de concientización y capacitación en las comunidades educativas. Implementan un método de resolución de conflictos con los docentes para que luego lo repliquen a sus alumnos. Explican que es una forma de brindarle las herramientas necesarias para solucionar problemas a través de la palabra, y no de la violencia.

La mediación es aplicable en diferentes ámbitos, y específicamente en el sector escolar, el programa “La comunidad educativa en diálogo”, está enfocado en capacitar a los adultos que interactúan en un colegio (docentes, padres, directivos, y auxiliares) para que luego lo transmitan a los niños. La esencia es “dar herramientas a estos actores para que pueden resolver sus conflictos en forma efectiva y pacífica. Las diferencias las vamos a tener siempre, enseñamos a manejarlo, que no es ni malo ni bueno”, explicó Daniel Prezioso, referente de mediación escolar de la Dirección.

Mediación escolar, Dirección Nacional de Mediación
Mediación escolar, Dirección Nacional de Mediación

Se pueden suscitar diferentes tipos de problemas entre los jóvenes: por discriminación, por rivalidades de bandas de diferentes barrios, por cuestiones musicales, celos o noviazgos, o tomar una escuela o no hacerlo. Desde la Dirección se trabaja en dos modalidades, con los más chicos hasta los 10 años  y a partir de esa edad, buscan generan “alumnos mediadores”

“La conflictividad en la escuela es un reflejo de la sociedad. Ahí pusimos el foco para un abordaje integral de toda la comunidad educativa para que pueda resolver los conflictos, no a través de la fuerza que es lo habitual, sino con espacios de diálogo mostrando nuestras diferencias. La juventud tiene mucho para aprender para que la palabra no se use de forma inadecuada”, explicó Raquel Munt, directora nacional de Mediación y Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Las escuelas del interior solicitan estos espacios de reflexión y diálogo. “Es un derecho humano resolver pacíficamente los problemas”, agregó la directora.

Mediación escolar, Dirección Nacional de Mediación
Mediación escolar, Dirección Nacional de Mediación

En Bariloche, Rio Negro, solicitaron el dispositivo a la dirección por la conflictividad que generaban los viajes de egresados entre los alumnos de diferentes colegios. O en Corrientes, se visibilizó la problemática barrial de jóvenes en la zona del Gran Corrientes, muy similar a lo que ocurre en el conurbano bonaerense. En Lanús capacitaron docentes y se formaron mediadores en diferentes escuelas que se peleaban a diario. Se llegó a un acuerdo entre los grupos de no encontrarse ni cruzarse en un radio de “x” cuadras a la redonda,  y así evitar nuevos enfrentamientos estableciendo un espacio de diálogo y de no violencia.

Trabajo de campo

“Las Mesas de la paz” son la modalidad en las cuáles se trabaja con los niños de jardín de infantes hasta 5 grado. Se ubica una mesa en la esquina del aula, y si la docente ve a alguien sentado allí es porque tuvo algún problema. La docente junta a los niños para dialogar según las reglas dispuestas: escucharse uno al otro y no negar el conflicto sino enfrentarlo. “En toda la currícula hay que impartir educación emocional, como podemos transmitir una idea y como respondo con la palabra  y sin golpes”, reflexionó Munt.

A partir de los 10 años, el equipo de la dirección capacita a los docentes y también alumnos mediadores. En general, explicaron que el rebelde o el más inquieto es el que tiene potencial para ayudar a sus compañeros a resolver sus diferencias y encuentra su lugar como un “líder positivo”.

En general , los alumnos seleccionan al “referente” que se encargará de las mediaciones escolares a través de una encuesta confidencial, aunque la última palabra la tiene la docente. En una escuela de 400 chicos, puede haber 20 “mediadores”: trabajan de a dos alumnos voluntarios, van rotando diariamente y están identificados con un escudo o una chaqueta.

Según la dirección de mediación, el porcentaje de acuerdo en la mediación escolar es del 80 por ciento y destacan el desgaste de los chicos por el esfuerzo que implica usar su tiempo en hacer la mediación y perder su tiempo de ocio. Por último, Prezioso destacó al país en línea con la región sobre “los métodos participativos de resolución de conflictos” contrariamente a “nuestro déficit en el aumento de la agresividad, el maltrato y la violencia”.