La tarea de la Comisión Interamericana de DD HH

Fotos: Cómisión Interamericana de Derechos Humanos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos está integrada por siete personas. Se divide en relatorías que monitorean diversas temáticas en la región. La visita a la Argentina durante la dictadura. Cómo superó la crisis financiera que sufrió este año.

Encargada de la promoción y protección de los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hace 57 años que se desenvuelve en miras a monitorear la situación de los Estados miembros y ser el paso previo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

“El sentido genuino de la solidaridad americana y de la buena vecindad no puede ser otro que el de consolidar en este continente, dentro del marco de las instituciones democráticas, un régimen de libertad individual y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre”, dice la carta de la Organización de Estados Americanos (OEA) que creó a la CIDH en 1959.

El trabajo del organismo se basa en tres pilares: el sistema de “petición individual”, el monitoreo de la situación de los Derechos Humanos en los Estados miembros, y la atención a líneas temáticas prioritarias. Integrada por siete miembros independientes, la CIDH tiene sede en Washington y se divide en relatorías que monitorean diversas temáticas en la región. En total son diez entre las que se puede mencionar pueblos indígenas, mujeres, libertad de expresión, personas privadas de la libertad y niños, niñas y adolescentes.

El trabajo de la CIDH se basa en tres pilares: el sistema llamado de petición individual, el monitoreo de la situación de los derechos humanos en los Estados miembros, y la atención a líneas temáticas prioritarias.

cidh6 Violaciones a los Derechos Humanos

La Comisión recibe, analiza e investiga peticiones individuales en las que se denuncia que alguno de los Estados miembro violó Derechos Humanos de los ciudadanos. Además de investigar la situación, el organismo puede formular recomendaciones al Estado responsable. La investigación de la denuncia puede derivar en un primer informe sobre admisibilidad o no de ese caso por parte de la CIDH.

Cuando la petición es admitida sigue el camino en el organismo. Allí pueden ocurrir varias cosas. Se otorgan medidas cautelares a favor de los peticionarios para “prevenir daños irreparables” y avanzar con la investigación. Hay un punto intermedio que se denomina “mecanismo de solución amistosa”, donde se pueden establecer acuerdos entre el Estado miembro y los peticionarios.

En estos casos se establecen medidas de reparación beneficiosas para las presuntas  víctimas directas de la violación y la sociedad en su conjunto. Una vez logrado el acuerdo este es seguido en su cumplimiento.

El organismo puede otorgar medidas cautelares a favor de los peticionarios para “prevenir daños irreparables”. Y hay un “mecanismo de solución amistosa”, donde se pueden establecer acuerdos entre el Estado miembro y los peticionarios.

cidh1

Cuando la solución amistosa no basta

Cuando el mecanismo de solución amistosa no logra su cometido, la petición continúa. La comisión puede hacer una cantidad de acciones diversas entre las que están las audiencias públicas con las partes, el pedido de informes, o las visitas “in loco” en los lugares para investigar una situación específica. Estas visitas también se realizan para analizar en general la situación de un estado miembro.

A medida que el caso es investigado más en profundidad, la CIDH debe realizar un informe de fondo, es decir, decidir si hubo o no hubo violaciones a los Derechos Humanos en el caso analizado. Esta “etapa de fondo” también puede hacer recomendaciones a los Estados miembros.

Aquí se puede producir la conexión con la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) puesto que la Comisión puede presentar el caso ante la Corte que deberá decidir si existe o no responsabilidad internacional del estado miembro en el caso. La CIDH comparece ante ese tribunal internacional durante la tramitación.

cidh5

Una visita histórica

La principal visita de la CIDH a la Argentina ocurrió en septiembre de 1979. El organismo internacional recibía denuncias desde 1975, pero con la llegada de la dictadura se potenciaron. Durante dos semanas la misión se entrevistó tanto con las autoridades de la dictadura como con otras personalidades y organismos de DDHH. Y recibió 5.580 denuncias sobre los crímenes que se cometían en el país.

Antes de llegar, la dictadura intentó tapar lo que sucedía en el país. Por ejemplo, trasladó detenidos de la ESMA a la isla El Silencio, del Tigre, que pertenecía la Iglesia católica. También modificaron en el casino de oficiales, que funcionó como centro clandestino.

El último día de la visita, la CIDH se reunió con el dictador Jorge Rafael Videla y le entregó un documento de “Recomendaciones Preliminares”. “Preocupa especialmente a la Comisión la situación de los miles de detenidos desaparecidos”, decía una parte. El informe, pese a las graves denuncias sobre violaciones a los derechos humanos que contenía, no tuvo difusión en ese momento en el país.

La principal visita de la CIDH a la Argentina ocurrió en septiembre de 1979. Recibió 5.580 denuncias sobre los crímenes que se cometían en el país. Y antes de irse le dejó un informe a Videla en el que planteaban su preocupación por “los miles de detenidos desaparecidos”.

AvrujLa CIDH atravesó este año una profunda crisis económica. En el primer semestre del año sus autoridades reconocieron que si no encontraban cómo financiarse, corrían riesgo su capacidad para cumplir con su mandato y las funciones básicas del organismo. Días atrás, el organismo informó que la crisis fue superada, gracias a la ayuda económica de muchos países. Entre ellos, la Argentina.

El presidente de la CIDH, James Cavallaro, estuvo de visita en septiembre. Se reunió en la exESMA con el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, y agradeció el aporte económico realizado por el país. “Evidentemente, la contribución que ha hecho Argentina lo coloca como el país latinoamericano que más ha apoyado el trabajo en términos financieros de la Comisión”, señaló.