Nuevos instrumentos contra el crimen organizado

Figuras como la del colaborador apuntan a hacer más eficiente el combate contra los delitos complejos. Agente encubierto, informante, diferimiento de medidas, vigilancia y prórroga de jurisdicción, son otras de las técnicas y herramientas.

En el marco del proyecto de reforma del Código Procesal Penal Federal se plantean una serie de medidas especiales de investigación para combatir el crimen organizado. Todas se enmarcan en estrictos exámenes de razonabilidad donde el juez podría autorizar, a requerimiento del fiscal y en audiencia unilateral, la adopción individual o conjunta de estas técnicas. Todos ellas están diseñadas para delitos federales como narcotráfico, trata de personas, terrorismo, o secuestros extorsivos, entre otros.  

“La figura del agente encubierto se podrá utilizar sólo para casos complejos y de especial gravedad porque implican una injerencia en derechos fundamentales”, explicó el titular de la Dirección de Asistencia Técnica Legislativa del Ministerio de Justicia de la Nación, Alberto Nanzer. Esta técnica implicaría que un agente en actividad de las fuerzas de seguridad nacionales o de los organismos de inteligencia pudiera actuar de forma infiltrada dentro de una organización criminal. Su objetivo es recabar las pruebas que ayuden al esclarecimiento de causas complejas de difícil investigación. En tanto, el proyecto estipula que tendría que ser autorizadas por el magistrado por un plazo de 3 meses con la posibilidad de renovación y sujeta a revisión de los resultados obtenidos al año de su implementación.

“Está pensada para romper los pactos de silencio y la impermeabilidad que existe dentro de las organizaciones criminales, y está sujeta a un estricto control de razonabilidad, lo que quiere decir que el fiscal tendrá que convencer al juez para utilizarlo porque cree que es la única manera apropiada para esclarecer este tipo de hechos ilícitos y que no hay otra alternativa”, explicó Nanzer.

Los agentes encubiertos tendrían una identidad falsa y no serían punibles por los delitos que hubiesen cometido en el cumplimiento de esta tarea que les fuera asignada. En tanto, habría un monitoreo permanente de los diferentes pasos que lleve adelante la investigación para controlar y chequear la información recabada por el agente. Estos datos deberían contribuir a un concreto avance de la investigación del delito.

En tanto, el proyecto disponible para el debate de la ciudadanía en www.justicia2020.gob.ar  también propone otro tipo de figuras. El informante es similar al agente encubierto y es toda persona ajena a las fuerzas de seguridad que colabore en la investigación de organizaciones criminales. La persona que decida a colaborar con la Justicia obtendría los mismos beneficios que el arrepentido respecto de los delitos que hubiere cometido antes de iniciar sus actividades encubiertas, y que tuvieren relación con el objeto de la investigación. Ambos son plausibles de ser llamadas a declaración testimonial si fuera necesario para la causa.

Vigilancia

Otra de las medidas especiales para combatir el delito complejo es la vigilancia implementada de diferentes maneras. La  propuesta abarca a la vigilancia acústica que prevé grabar las conversaciones privadas del imputado que tengan lugar fuera de su domicilio de residencia. La vigilancia remota sobre equipos informáticos implica la autorización para utilizar un software que permita el acceso remoto a servidores,  computadoras o dispositivos electrónicos de los imputados. Así como se podrá ordenar la captación y grabación de imágenes en espacios públicos por cualquier medio técnico autorizado judicialmente,  o la intervención de las líneas telefónicas, o la vigilancia a través de dispositivos de seguimiento y localización como el GPS.

Hay otras técnicas que son más de carácter procesal que el magistrado tendría a disposición en el marco de la reforma del Código Procesal Penal Federal. El diferimiento de medidas es un método mediante el cual se dispondrá su aplazo esperando obtener información relevante para la investigación de la causa. Por ejemplo: el fiscal sabe que ingresó un cargamento de estupefacientes, pero en vez de secuestrarlo de inmediato, deja que actúe la organización delictiva para seguirla y luego desbaratar la banda.

“En general son medidas y herramientas que las legislaciones del mundo han empezado a incluir para lidiar con la criminalidad organizada. Son medidas recomendadas por organismos internacionales especialistas en investigar los delitos complejos. Buscamos combatirlo respetando estándares internacionales y los derechos de privacidad”, aseguró el asesor de la dirección, Fernando Rivero.

La última es la prórroga de jurisdicción, la cual le permitiría al juez actuar de forma urgente en otro distrito en el cual no tiene competencia cuando investiga crímenes graves. Los entrevistados aseguran que es para brindarle mayor celeridad al proceso y actuar en consecuencia sin tener que esperar el largo trámite de un exhorto u obtener el permiso para actuar en otras jurisdicciones. Se actúa con celeridad, y luego se informa el accionar.