Aprueban más derechos para los consumidores porteños

En la Ciudad de Buenos Aires se aprobó una serie de modificaciones a la Ley 757 de Procedimiento Administrativo para la Defensa de los Derechos del Consumidor. Montos de multas y menos beneficios para los denunciados.

En primer lugar, se avanzó con la propuesta de los legisladores socialistas Hernán Arce y Roy Cortina, y se establecieron montos precisos de multas que van desde los 2.893 pesos a los 193.000 para los denunciados que no asistan a las audiencias de conciliación.

Antes de esta modificación, la norma era que la multa ante una situación de este tipo fuera establecida de forma arbitraria por la persona encargada de la autoridad de aplicación, que en la Ciudad de Buenos Aires es la Dirección de Defensa al Consumidor.

En tanto, la legisladora del PRO, Carolina Estebarena, presentó otra iniciativa que fue aprobada y modificó la Ley 757: los recursos de apelación de los denunciados contra las decisiones en su contra no tienen un efecto suspensivo sobre las penas impuestas en su contra.

Esto significa que cuando la parte perdedora sea obligada a pagar una multa, deberá hacerlo de todos modos, aunque haya apelado esta decisión, deberá hacer el aporte de dinero. Con la vieja redacción de la normativa las empresas o proveedores podían retrasar este paso gracias a una apelación.

De este modo, la Ley de Procedimiento Administrativo de la materia en la Ciudad de Buenos Aires quedó adaptada a los estándares internacionales y, sin ir tan lejos, a la Ley 24.230 de Defensa al Consumidor, que tiene alcance nacional.

Por otra parte, también se apoyó y convirtió en ley la iniciativa del legislador del PRO, Daniel Presti, quien propuso que los locales comerciales informen que los cambios pueden ser llevados a cabo en cualquier momento y día de la semana. Así está establecido normativamente, pese a que muchos comercios imponen días especiales para ello.

Los negocios deberán tener un cartel que llevará la siguiente leyenda: “Los cambios se efectúan en los mismos días y horarios en los que el comercio atienda al público para ventas. Al momento de efectuarse el cambio o la devolución de productos no perecederos, en caso de existir un saldo a favor del consumidor, el establecimiento está obligado a entregar un comprobante que refleje dicho saldo o su equivalente en dinero en efectivo, a elección del comercio”.