“La Justicia debe ocuparse del pasado y el Gobierno del futuro”

Así se expresó el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, al abrir la conferencia “La lucha contra la corrupción: avances y retrocesos en Sudamérica y en la Argentina”, en la que expusieron Isabel Groba Viera, procuradora del equipo fiscal de la causa Lava-Jato (Brasil) y José Ugaz, presidente de Transparency International y ex procurador de la causa Montesinos-Fujimori (Perú).

Acompañaron a Garavano en la apertura del acto que tuvo lugar en el Salón Santa Cecilia de la Universidad Católica Argentina (UCA), Daniel Herrera, decano de la Facultad de Derecho de la UCA, y el moderador de la charla el periodista Jorge Fontevecchia.

El decano Herrera prologó a los expositores hablando de la visión del papa Francisco, que en un libro definió a la práctica corrupta como “una fábrica de pobres que no cierra nunca”. En tanto, bregó porque el lema “roba pero hace” se constituya en un “hace y no roba” al tiempo que cerró con advirtiendo que “en la región, las sociedades ya no toleran la corrupción”.

Garavano a su turno pidió que “la lucha contra la corrupción nos tiene que unir a todos” y aseguró que “el Gobierno tiene la voluntad de avanzar en la lucha de este flagelo”. “La Justicia debe ocuparse de lo ocurrido en el pasado, y el Gobierno en el futuro”, explicó para destacar la reciente media sanción de la ley de responsabilidad penal de las personas jurídicas en Diputados. “La sociedad dijo basta y el desafío que tiene el sistema jurídico es muy grande”, cerró.

En una resonante exposición, el exfiscal Ugaz hizo un repaso del trabajo de hace más de 15 años de la organización no gubernamental que lucha contra los sobornos a nivel mundial y el reconocido índice de percepción de cada país del mundo donde el 0 es el Estado más corrupto y el 100 es más limpio. (https://www.transparency.org/news/feature/corruption_perceptions_index_2016)

En esa línea, dijo que las 2/3 partes del mundo tiene “severas crisis sistémicas en el sector público y el privado” y que hoy en día el delito “mutó”. Hoy, explicó, son los “grandes agentes de poder político y económico” quienes cometen este tipo de accionar delictivo, que “movilizan millones de dólares” y que tiene un “alto impacto en derechos fundamentales”.

Ugaz definió este concepto en América Latina como “histórica, estructural y sistémica” por la “herencia del colonialismo, del clientelismo y de debilidad institucional”. Y agregó que los gobiernos “tiene una tradición autoritaria entre las dictaduras militares y las democracias electorales con corrupción administrativa extendida así como líderes corruptos”. “Es una captura del Estado”, analizó.

“La corrupción es el impuesto que pagan los más pobres realizado por redes organizadas con sistemas sofisticados y que tiene impunidad en sus actos”, explicó el titular de la fundación internacional que calcula que 1 trillón de dólares es la cifra de coimas a nivel mundial anuales.

En tanto, Isabel Groba Vieira, fue integrante del equipo del Ministerio Público Fiscal Federal de Brasil que investigó las causas “Mensalao” y “Lava Jato”. La fiscal de Curitiba afirmó que el Poder Judicial en su país “tiene las garantías para actuar con independencia” y para “actuar de acuerdo a sus convicciones”.

Y destacó cinco pilares fundamentales del trabajo de los fiscales, los jueces y la Corte Suprema brasileña: la capacitación, la transparencia, la coordinación, la cooperación y la colaboración. Y destacó leyes aprobadas en 2013 como la que pena la delincuencia organizada y la a la responsabilidad empresaria, proyectos impulsados por los fiscales. Así como la “delación premiada” fue crucial para el avance de la investigación del caso Lava Jato donde empresarios y políticos confesaron.