Congreso de la Nación Argentina

Diputados convirtió en ley el proyecto que prevé el uso de esta herramienta en varias cámaras del fuero Penal. De esta forma, ya no es necesario que tres jueces fallen sobre cada proceso: sus miembros pueden resolver individualmente. Se trata de una iniciativa para acelerar la respuesta de la segunda instancia judicial.
Las causas que llegan a la Justicia deben realizar un recorrido estratificado: la primera instancia es el fallo original de un juez, mientras que la segunda o de cámara es cuando se apela, debido a un señalamiento, la decisión original. Luego se puede acceder a tribunales superiores. La segunda instancia está compuesta por salas, que a su vez están integradas por un triunvirato de jueces que debe sentenciar en conjunto. Esta semana, la Cámara de Diputados aprobó una ley que busca acelerar las decisiones en esta etapa.

Pero, ¿cómo lo haría? La respuesta está en un sistema que ya fue puesto en práctica con resultados que lo respaldan: los juicios unipersonales. Lo que se prevé es reducir el tiempo de tratamiento de los expedientes que se tramitan ante esos tribunales.

Normalmente, una decisión requería que los tres jueces emitieran un voto sobre una misma cuestión. Ahora, en los casos que de alguna forma implican una complejidad menor, esa decisión es más veloz.

En la sesión de la Cámara Baja del último martes se sancionó que los camaristas podrán tomar decisiones sin necesidad del acuerdo de sus colegas en cuestiones de competencia, suspensiones de juicio a prueba, delitos reprimidos con pena no privativa de la libertad -es decir, penas menores a tres años- y acción privada, entre otras.

En los tribunales orales criminales, también integrados por tres jueces, esta herramienta ya es una práctica consolidada: a sólo dos meses de su puesta en marcha, logró que el 67 por ciento de los casos llegara a la primera audiencia en 30 días.

La nueva legislación -impulsada por la Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- hará extensivo este sistema a las cámaras nacionales de apelación en lo Criminal y Correccional; en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal; las cámaras federales de apelación de las provincias; en la Cámara Federal de Casación Penal; y en la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal.

Al mismo tiempo, los legisladores decidieron que su aplicación se hará de acuerdo a un cronograma establecido por la Comisión Bicameral de Implementación del nuevo Código Procesal Penal de la Nación, el que contiene las pautas de desarrollo de los procesos en el fuero Penal: cuándo se deben hacer las audiencias, cuándo presentar las evidencias, etcétera.