En Abra Pampa, el Centro Universitario Warmi Huasi Yachana ofrece más de 30 opciones académicas para que los miembros de las comunidades collas no abandonen la zona para estudiar, y cuenten con una sustentable alternativa a la vida rural.

‘Warmi Sayajsunqo’ significa ‘mujer perseverante’ en lengua quechua, y es el nombre de una asociación cuya líder es la emprendedora social Rosario Quispe. Junto a Manuel Lozano de la Fundación Sí, la Universidad Siglo XXI de Córdoba -y con el apoyo mediático de famosos como Facundo Arana y Soledad Pastorutti-, Quispe consiguió algo que muchos auguraban como imposible: la creación del Centro Universitario Warmi Huasi Yachana, la primera universidad de la comunidad colla del país.

Creada en 2012 en la localidad de Abra Pampa, Jujuy, la casa de altos estudios ya en 2015 despidió a su primer egresado. La colación fue en su gran salón alzado a la orilla de la ruta 9, a 224 kilómetros al norte de la capital provincial. Allí estudian a distancia y con apoyo presencial 52 alumnos pertenecientes a las comunidades collas de La Puna.

La convicción de Quispe detrás del proyecto es que los jóvenes que habitan en la región no debían limitarse a cumplir con el rol tradicional de cuidadores de llamas, sino contar con profesiones que ayuden a los otros miembros de la comunidad a defender sus derechos. “Recién cuando nuestros hijos sean abogados y médicos tendremos derecho a la salud y a la tierra”, lo sintetiza ella.

“Recién cuando nuestros hijos sean abogados y médicos tendremos derecho a la salud y a la tierra”, dice Quispe

“Hicimos un convenio con la Asociación Warmi para dictar nuestras carreras a distancia”, explica Luis Vucovich, director de la Gerencia de Apertura y Expansión de Centros de Aprendizaje Universitarios de la casa de estudios Siglo XXI. “Los alumnos llegan hasta la universidad desde los valles, dos veces por semana. Surgió nuestro interés a partir de que Quispe nos contara que necesitaban que gente de La Puna peleara por sus derechos, porque cuando se iban a estudiar a otras provincias ya no volvían o cuando tenían un título dejaban de lado sus orígenes”.

La creación de la universidad- en un contexto geográfico de grandes distancias entre poblados, baja calidad del transporte y oportunidades materiales modestas- implicó un freno en la emigración y la disolución de las comunidades aborígenes.

Los egresados obtienen títulos oficiales habilitados por el Ministerio de Educación. “Este es un modelo a distancia que es inclusivo, porque se forman grupos de estudios por las actividades semanales que tienen que cumplir, a diferencia del esquema de distancia tradicional que suele ser expulsivo”, aclaró el directivo.

Un modelo basado en la tecnología

Foto: Universidad Siglo XXI
IMG_4455
El centro implicó un freno en la emigración

La oferta académica incluye 36 carreras, entre las cuales hay carreras de pregrado, grado y tecnicaturas: las más elegidas son Abogacía, Administración agraria, Administración de empresas, Contador público y Economía.

El Centro universitario de Abra Pampa tiene convenios con la Universidad Siglo XXI y la Fundación Sí, que selecciona los tutores formados por la casa de estudios cordobesa. El de Warmi es uno de los trescientos centros que tiene Siglo XXI distribuidos en el país y funciona como uno de sus aliados estratégicos.

La ONG que integra Lozano fue la encargada de proveer el mobiliario, mediante aportantes privados, y distintos elementos de tecnología, como las computadoras portátiles de los alumnos. Pero entre los problemas de adaptación -que se suma al desfasaje entre la formación universitaria y el bagaje construido en las escuelas secundarias rurales- está el nivel de conectividad intermitente de la zona.

No es infrecuente que, mientras cursan una clase a distancia o esperan sus calificaciones de exámenes, la conexión a Internet se interrumpa. Si bien el “modelo está basado en la tecnología”, también incluye una persona que “facilita y modera la actividad, ese es el rol que cumplen los tutores”, explica Vucovich.

Si bien el “modelo está basado en la tecnología”, también incluye una persona que “facilita y modera la actividad, ese es el rol que cumplen los tutores”, explica Vucovich

Los tutores fiscalizan también el cumplimiento de los requisitos de los exámenes, y tienen presencia en la Universidad dos veces por semana. Todos los estudiantes están becados: “Nuestra idea es que los habitantes de la Puna puedan estudiar, y seguir desarrollándose. Rosario nos comentaba que el índice de suicidios es muy alto porque la gente no tiene expectativas, viven exclusivamente de lo producido por las llamas. Con el estudio pueden ampliar sus horizontes”, devela.

 El técnico de Abra Pampa

Foto: Universidad Siglo XXI
En 2015 fue la colación del primer egresado
En 2015 fue la colación del primer egresado

En 2015, el Centro tuvo a su primer egresado: Diego Armando Cari, se graduó como técnico en Seguridad e Higiene. En los próximos meses, culminará su carrera de Derecho otro alumno que se desempeña como secretario de Gobierno en la municipalidad.

“La Asociación Warmi cuenta con distintos proyectos y nosotros los apoyamos en todo lo que es capacitación y formación”, detalla Vucovich. Entre las iniciativas inmediatas, el Centro Warmi Huasi Yachana,y la Universidad Siglo XXI tienen pensando instrumentar la carrera de Turismo, que es uno de los intereses de desarrollo que manifiestan las comunidades aborígenes.