Ariel González, DT de la Selección Argentina de atletismo (FADEPAC)

“Lo importante es ver la discapacidad desde la capacidad”

Es el entrenador de la Selección Argentina de atletismo de Federación Argentina de Deportes para Parálisis Cerebral (FADEPAC), que este año cosechó varios logros en los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

Convivir con una tía con síndrome de Down marcó a fuego a Ariel González, un loberense que sabe de esfuerzos, solidaridad y tenacidad, y delineó su profesión. Su nombre, todavía desconocido para muchos, es el que está detrás de gran parte de los logros en los últimos juegos Paralímpicos. Entrenador de la Federación Argentina de Deportes para Parálisis Cerebral (FADEPAC), es el responsable de la formación y logros de figuras como Hernán Urra, Hernán Barreto y Yanina Martínez, que ganaron sendas medallas en la última competencia, en Río.Paralimpicos

Desde 2009 trabaja en Lobería, su ciudad natal, con el seleccionado de atletismo. Los chicos viajan hasta allí desde distintas ciudades del interior del país y muchos de ellos incluso se alojan en la casa de los papás de Ariel. “La contención es clave”, dirá durante la entrevista con Voces por la Justicia, este hombre que viaja por todo el territorio nacional en busca de talentos y consigue sacar lo mejor de ellos.

Cuando habla de los logros de los chicos, la voz de Ariel toma más vida. Se entusiasma y da detalles. A los 38 años, este profesor de educación física, especializado en atletismo convencional y para personas con parálisis cerebral, está orgulloso y se le nota. En la reciente edición de Río, Urra, de 19 años, se quedó con la medalla de plata, en lanzamiento de bala, Yanina con la de Oro, y Barreto con dos de bronce.  Paralimpicos

“Son todos distintos, hay que sacar lo mejor de cada uno, y desarrollar al atleta”, afirma. Urra fue descubierto en los juegos Evita y convocado al seleccionado en 2012; Barreto ingresó en el 2010 y sobre Yanina, a quien detectó en el año 2009, Ariel dirá que él, junto su equipo, son “unos convencidos que formamos gran parte de sus logros deportivos. Hasta a su profesor actual le inculcamos nuestra filosofía”. Esa que habla de las mismas dosis de disciplina, esfuerzo físico y contención emocional. Tras detectar los talentos en todo el país, se los evalúa en el CENARD y, si tienen condiciones, se contactan con los padres para ver cómo seguir. Trabajan en conjunto, “para poder desarrollar con proyección paralímpica”.Paralimpicos

El recorrido de Ariel incluye la selección nacional desde el año 2002, “primero en la federación argentina de disminuidos intelectuales”, detalla. Ahí entrenaba chicos y ya para los juegos de Beijing de 2008 logró clasificar a un atleta con parálisis cerebral. Un año después se convirtió en Técnico de la Federación de Parálisis cerebral y desde el 2009 trabajan en Lobería, donde reciben apoyo de diferentes asociaciones y secretarias y ministerios.

Contención y formación

Rutina, entrenamiento, contención y formación son los ejes fundamentales para Ariel en lo que a los chicos respecta. Instalados en Lobería, los chicos muchas veces se quedan en lo de los padres de Ariel. “Martes y jueves hacen doble turno, después tienen un rato libre, hacen sus cosas personales”. Ariel, su familia, y sus colaboradores también se ocupan de que los chicos hagan cursos, lean, ocupen su tiempo libre. Trabajan en la motivación junto a psicólogos y psicopedagogos, kinesiólogos y fisiatras. “Lo más importante de todo es que empezamos a hacerle mirar al mundo la perspectiva de la discapacidad desde el lado de la capacidad para desarrollar a los chicos”, resume Ariel. “Después va en el compromiso de cada uno. Yo aposté mucho a la contención, en especial porque muchos de los chicos son de clase social baja”, resalta. “Con el compromiso se pueden conseguir estos logros. Que están a la vista. En 2012 una medalla, ahora 4 medallas y 9 diplomas de todo lo que es el atletismo ”. Sobre el final, agrega, “acá los protagonistas son ellos y los demás estamos para desarrollar sus potenciales”.