Los integrantes del máximo tribunal provincial tucumano levantaron una medida que impedía que el motor de búsqueda más usado de Internet mostrara resultados sobre una causa que involucra a una jueza de Familia de Tucumán.

Casi cinco años después del iniciada la demanda, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (CSJT) decidió levantar la orden de la medida cautelar que impedía que un motor de búsqueda en Internet publique resultados relativos a una integrante de la Cámara de Familia provincial.

La jueza tucumana Marta Paz de Centurión solicitó que se eliminen de la web las referencias con su nombre y el caso que la vinculaba con la muerte de una de sus empleadas, una chica menor de edad. Para ‘desaparecer’ del mundo virtual, la magistrada presentó un recurso de amparo que dio lugar a la medida cautelar que, más tarde, le prohibiría mostrar en un motor de búsqueda de Internet los enlaces a sitios que contuvieran información de la causa.

La demanda apuntaba, puntualmente, contra la Fundación Adoptar, que publicó una nota en su web contando algunos pormenores del caso en el que falleció la empleada de 16 años. En ese marco fue que la jueza, alegando -como en la demanda principal- una invasión a su intimidad, presentó el recurso de amparo que buscaba que el portal global más importante de indexación de datos no pudiera publicar resultados relativos al caso.

La causa penal que investigaba la muerte de la joven fue cerrada en 2012, y un año antes, en 2011, la jueza Civil y Comercial Hilda Vázquez dictó una medida cautelar que ordenaba a la Fundación Adoptar eliminar su nota. Más tarde, hizo extensiva esta medida de modo que otros motores de búsqueda invisibilizaron sus enlaces respectivos al tema.

Una de las empresas apeló esa decisión y, tras una revisión, los vocales del máximo tribunal provincial invalidaron la cautelar. En su fallo, los miembros del CSJT alegaron que “incurrir en una decisión cautelar que disponga la censura de información ya sea que fuere indexada en la red o publicada en cualquier medio de prensa en las condiciones señaladas, implicaría contrariar las obligaciones que asumió el Estado nacional al ratificar la Convención Interamericana de Derechos Humanos, cuyas normas tienen en nuestro país jerarquía superior a las leyes”.

Las medidas cautelares, valga la aclaración, son herramientas que ayudan a tutelar los derechos de las partes en un proceso. Es decir, ciertas disposiciones no pueden aguardar al fin del juicio porque hay derechos que son vulnerados de forma previa. Pero estas características no le quitan su función provisoria, ya que la sentencia de los jueces, tribunales o cámaras es donde se decidirá el rumbo final de la demanda.