Es ley un proyecto que aumenta las penas para delitos viales

La Cámara baja sancionó la iniciativa que modifica el Código Penal en torno a los accidentes de tránsito. A partir de esta normativa, los casos donde se constituya un homicidio culposo contemplarán una pena de entre 3 y 6 años de prisión.

Con 197 votos a favor, uno en contra y cuatro abstenciones, se convirtió en ley el proyecto que prevé un aumento de las penas en torno a los accidentes de tránsito. La Ley de Víctimas de Delitos Viales fue discutida en muchas ocasiones en el Congreso, y los debates se prolongaron durante casi una década. Finalmente, la propuesta fue aprobada junto con la reforma al Impuesto a las Ganancias.

La iniciativa, explicó el titular de la Comisión de Seguridad Interior, Luis Petri (UCR-Cambiemos), incrementa el monto de los años de prisión en los casos que se constituya un homicidio culposo (es decir, un homicidio sin intención pero con negligencia o imprudencia de parte del culpable), que ahora pasarán de entre 2 y 5 años a 3 y 6. De este modo se reducen los casos en los que la pena puede ser excarcelable.

Además, se define de forma taxativa cuándo se constituye este tipo de delito. Esto significa que se deja menos lugar a la interpretación ya que la normativa dice expresamente en qué casos se incurre en la negligencia o imprudencia: el exceso de velocidad (un 30% más de la máxima permitida); y la conducción en estado de ebriedad (con un nivel de alcoholemia igual o superior a un gramo por litro de sangre).

Los cambios propuestos por el Senado fueron rechazados, precisamente, por retroceder en torno a lo “taxativo” en torno a la interpretación del delito, es decir, por dejar la aplicación de las penas abiertas a la opinión del juez y no a lo que dice la normativa. Así lo explicó Luis Petri en declaraciones a la prensa.

El reclamo de esta legislación fue llevada a cabo por asociaciones de víctimas durante muchos años. Viviam Perrone, quien fuera titular de Madres del Dolor, fue una de las primeras en llevar a cabo este reclamo: su hijo, Kevin Sedano, murió atropellado en 2002 por un conductor que se dio a la fuga.

En declaraciones a la prensa, Perrone destacó: “Sé que esta Ley es la base, vamos a seguir adelante”, y afirmó que “a partir de ahora, el que atropella en estado de ebriedad o con exceso de velocidad o que se escapa y deja tirada a la víctima en la calle”, están incurriendo en “agravantes” de su situación ante la Justicia. Esto significa que se puede incrementar su pena por haber cometido alguna de estas faltas.