Discuten ley que creará un fondo para preservar humedales

El Congreso Nacional evalúa aprobar una ley de presupuestos mínimos para la preservación, protección ecológica y uso sostenible de los humedales. Además, el texto promueve su conservación y uso racional para garantizar la provisión de agua, entre otros beneficios de estos ecosistemas.

El principal objetivo de la medida es la protección de los humedales, áreas de amortiguación y esponjamiento de las zonas inundables y valles de inundación natural de las cuencas del país, del avance de negocios inmobiliarios y de ciertas actividades agrícolas nocivas.

El proyecto de ley, impulsado por el representante de Proyecto Sur y presidente de la comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Fernando ‘Pino’ Solanas, ya obtuvo media sanción en la Cámara de Senadores en noviembre, tras un largo debate y audiencias públicas con especialistas y organizaciones sociales. Se espera que la discusión llegue pronto a Diputados.

La preservación de estos ecosistemas dependerá del Fondo Nacional de Humedales -que crearía esta ley- que se financiará a través del Presupuesto Nacional y aportes de organizaciones.

A grandes rasgos, la medida apunta a evitar inundaciones, fenómeno que se presenta cada vez con mayor regularidad en distintas zonas del país, siendo la destrucción de humedales una de sus causas principales. Estos ecosistemas proveen de agua potable, filtran y retienen nutrientes y contaminantes, y amortiguan los excedentes hídricos.

Además, suministran alimentos a personas y fauna silvestre y doméstica; contribuyen a la reducción del poder erosivo de los flujos de agua, a la salinización de los suelos y a la estabilización climática, entre otros beneficios.

El autor de la norma explicó que le texto busca controlar la extensión de agronegocios, como el monocultivo de soja transgénica y la agricultura extensiva, que está contaminando los humedales, formación que ocupa más del veinte por ciento del territorio nacional, según estimaciones que figuran en el anteproyecto.

La intención es también protegerlos de proyectos inmobiliarios, con cuyas obras rellenan los valles de forma desmedida y generan inundaciones de ríos y arroyos en esas localidades y barrios lindantes, donde, por lo general, viven poblaciones vulnerables.

Según la norma, se creará en un plazo de tres años un Inventario Nacional de Humedales, que debe actualizarse cada cinco años. Su objetivo es reconocer las particularidades de los diferentes humedales y clasificarlos en función del nivel de fragilidad ambiental.

Por último, apunta el texto, la autoridad competente será determinada por cada jurisdicción a excepción de las áreas protegidas por la Ley de Parques Nacionales, de administración propia.