En la provincia patagónica, el porcentaje de mujeres en funciones judiciales superó el 60 por ciento. Son más de mil, mientras que los varones son poco más de 600.

En un breve repaso por los tribunales superiores provinciales, hay 7 de 24 que están integrados completamente por varones. El porteño se destaca ya que está compuesto por 3 mujeres de 5 magistrados que lo integran, y ocurre lo mismo en Chaco. En Rio Negro, las mujeres representan un 64 por ciento del estamento jurídico.

Rio Negro tiene un total de 1675 trabajadores de los tres organismos que integran su Poder Judicial: el Superior Tribunal de Justicia (STJ – Corte provincial), y los ministerios públicos fiscal y de la defensa. De este número se desprende que el 64 por ciento, o sea 1072 son mujeres, y el 36 por ciento restante hombres: 603.

La cifra es importante en relación a lo que pasa en otras jurisdicciones: A nivel nacional, en la Corte Suprema de Justicia de la Nación hay una sola mujer de los cinco integrantes del tribunal y en todo el sistema de justicia del país la participación femenina asciende al 56 por ciento, en promedio.

La Oficina de la Mujer, que comenzó a ejecutarse el 8 de marzo de 2010, confecciona el “Mapa de Género de la Justicia Argentina” con información que proporcionan las oficinas respectivas de las distintas provincias. Desde 2012, el sistema de carga de datos se desarrolla online desde todas las jurisdicciones del país, mediante una clave de acceso.

En detalle, el STJ tiene dos juezas y tres jueces, pero en las secretarias del máximo tribunal de la justicia rionegrina hay tres mujeres y dos varones. Con respecto a los camaristas, trabajan 40 varones y 14 mujeres. Cabe aclarar que aún no se incorporan los cambios del Código Procesal Penal que se implementó en la provincia el año pasado y que convirtió a los camaristas en jueces de juicio.

En los juzgados de primera instancia, se desempeñan 25 juezas y 21 jueces. Las juezas de Paz son 29 y los jueces, 20. En cuanto a los secretarios de cámara, son 12 mujeres y 7 varones; en las secretarías de juzgados son 37 mujeres y 18 varones, mientras que en los juzgados de paz hay 4 mujeres y 2 varones.

Al analizar la composición de las áreas administrativas, en personal de la máxima categoría, surge que hay 249 mujeres y 144 varones; y en otras categorías hay 326 mujeres y 145 varones. Y la estadística marca que en el rubro “otros funcionarios” tiene 20 mujeres y 13 varones.

En el Ministerio Público Fiscal, el 58 por ciento de los trabajadores son mujeres, y el 42 restante hombres. En los cargos altos de procuradores y fiscales, el género femenino representa más de la mitad (51%) y entre los funcionarios el 33 por ciento son del género femenino ya que en el personal administrativo asciende al 68 por ciento.

Por su parte, en el Ministerio Público de la Defensa se amplía al 71 por ciento de participación femenina en general. En detalle, con respecto al personal jerárquico, o sea los defensores oficiales, allí el cupo de género llega al 72 por ciento, en la totalidad de las funcionarias al 66 y se eleva diez puntos la cantidad de mujeres que trabajan como personal administrativo en esta dependencia judicial. Por último, en cuanto al personal de servicio, dentro de la judicatura hay 112 mujeres y 81 varones.