Las democracias de Latinoamérica en debate

democracia

En el marco del Ciclo de Charlas “Justicia y Comunidad” el Ministerio de Justicia de la Nación organizó la jornada de debate sobre Democracias en Latinoamérica: Contrapuntos entre soberanía popular y derechos.

La Sala Leopoldo Lugones de la Feria del Libro fue el espacio donde de debate sobre la historia reciente de la democracia en el país y en Latinoamérica. Contó con la participación como moderador de Mauricio Devoto, secretario de Planificación Estratégica del Ministerio; el constitucionalista, Roberto Gargarella; la representante del Consejo de la Magistratura porteño, Marcela Basterra; y el historiador Luis Alberto Romero.

Devoto abrió el panel con una introducción sobre el concepto de justicia como un “valor” de la sociedad en la búsqueda de realizar un “cambio cultural” para mejorar y fortalecer las instituciones judiciales.

feriadellibro_10
Romero, Basterra, Gargarella y Devoto.

“Si hablamos de un verdadero cambio, empecemos a hablar de un cambio para fortalecer el sistema judicial pero trabajemos en la gente sobre un cambio cultural para poner en valor a la justicia. Pensarla como un valor para construir una sociedad más justa y pacífica como responsables de ella”, explicó en la apertura del debate con los especialistas.

“Podemos ser partícipes de esa sociedad más justa involucrándonos en hacer justicia”, aseguró Devoto en la introducción al contexto de las democracias en la región del cual el historiador Luis Alberto Romero se hizo eco para destacar que “en la Argentina estamos a contrapelo” y diferenció “un gobierno presidencialista de uno decisionista”. feriadellibro_04

Basterra, por su parte, señaló que “hay una tirantez entre la soberanía popular y los derechos fundamentales que tiene ver con el problema de las tiranías de las mayorías que no pueden ser irrefutables porque expulsan del escenario jurídico a las minorías”. “Esto no puede permitirse en un Estado de derecho”, resaltó la doctora en Derecho de la UBA.

En tanto, el abogado y sociólogo Gargarella explicó que en el siglo XX todos los países latinoamericanos cambiaron su Constitución pero “quedó con un problema de contrapesos muy problemático tras las reformas de liberales y conservadores”.

Romero, en cambio, detalló: “Tenemos una sobreestimación de lo que la legislación puede hacer, ya que no hay sanción para quien no la cumple. Hay una relación directa entre más decisionismo, y menos capacidad de control de las instituciones”, afirmó.

El investigador del CONICET aseveró que el argentino cree que “tiene cierto derecho a desobedecer la ley” como lo marca una encuesta que citó del 2014 donde la mitad de la gente contestó que “no tendría problemas en incumplir la ley, si cree que tiene la razón”.

Gargarella, que es especialista en derecho constitucional, señaló que hoy “tenemos un sistema de equilibrios desequilibrado donde se le dan superpoderes al presidente y se incorporaron derechos civiles importantes que no fueron acompañados por una organización acorde del poder”. Y cerró con el mensaje que en Latinoamérica hay constituciones con dos almas donde la “sala de máquinas quedó poco democrática, participativa y verticalista en materia de organización del poder como en el siglo XIX  y que en materia de derechos sociales quedó democrática, inclusiva y participativa”. Y agregó: “El dilema es: ¿qué vamos a hacer con la sala de máquinas?”.