Las cirugías para bajar de peso también son un derecho

El Superior Tribunal de Justicia de Chaco determinó que el Instituto de Seguridad Social de esa provincia debía cubrir los costos de una cirugía bariátrica. A este tipo de intervenciones se las utiliza para combatir problemas de obesidad.

La paciente había tomado todos los recaudos: tratamientos médicos y nutricionales, controles mensuales con equipos interdisciplinarios, y consiguió bajar de peso según lo recomendaba el Programa de Obesidad. Cuando solicitó al Instituto de Seguridad Social, Seguros y Préstamos (INSSP) la cobertura de la cirugía bariátrica para culminar con el proceso, su pedido fue negado.

Esto provocó que la discusión se resuelva ante la Justicia, y los integrantes del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Chaco determinaron que la obra social demandada debía hacerse cargo del bypass gástrico solicitado por la mujer. La decisión fue tomada teniendo en cuenta que la demandante siguió todos los pasos y tomó los recaudos necesarios para afrontar el procedimiento, reconociendo su derecho a la Salud en este sentido.

Desde el INSSP ofrecieron cubrir 28.000 del costo total del procedimiento, obligando a pagar el 30% restante a la demandante. Pero los jueces explicaron que esta oferta contradecía la Ley 26.396 de Trastornos Alimentarios, donde se consigna que estos tratamientos deben ser cubiertos en su totalidad por la obra social o empresa de medicina prepaga.

Al mismo tiempo, los magistrados afirmaron que también se añadía el problema de que la mujer requería un tratamiento urgente, ya que, de lo contrario, su salud corría peligro. También remarcaron que la accionante tuvo una cobertura “insuficiente e inadecuada a los fines propios y específicos”.

Los miembros del STJ manifestaron que en el caso se ponían en cuestión derechos constitucionales, ya que el reclamo concernía “a la salud física y psíquica de la accionante”. En particular, este problema refiere a la obesidad mórbida que sufría la mujer y “los efectos que dicha enfermedad produce en todos los órdenes de la vida”.

Los magistrados pusieron de manifiesto la “importancia y trascendencia que reviste el derecho a la Salud”, al tiempo que remarcaron que “de nada sirve contar en la letra con derechos si no es posible su ejercicio efectivo”; señalando, de esta manera, que si los organismos o empresas encargados de que se cumpla la Ley de Trastornos Alimentarios no se apegan a su cumplimiento, se vuelve obsoleta.

Este año, el STJ chaqueño había rechazado el pedido de un hombre que también quiso someterse a una cirugía de bypass gástrico. Pero, a diferencia de este caso, el accionante no había cumplido con ninguno de los recaudos contemplados en el Programa de Obesidad que permiten llegar a esa intervención con menos riesgos para la salud del paciente.