Normas de calidad en todos los laboratorios forenses

En pos de ser una herramienta clave para el servicio de Justicia, los científicos buscan garantizar la excelencia en la calidad de las pericias. Los avances en la materia son constantes y adaptarse es una clave.

La adopción de normas internacionales constituye un elemento clave en la estandarización de la calidad de los laboratorios forenses en pos de brindar un mejor servicio de justicia. Los diferentes tipos de estudios que realizan incluyen análisis de ADN y sustancias, trayectoria de los disparos, inspección de fotografías, evidencias digitales y huellas dactilares, entre otros.

La norma ISO 17.025 expresa cómo debería implementarse un Sistema de Gestión de Calidad (SGC) según lo dispuesto por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) quien exige el cumplimiento de Buenas Prácticas en Laboratorios para lograr su “acreditación” en base a su competencia técnica.

En 2014, 19 países establecieron pautas conjuntas. Estados Unidos y Canadá son líderes en la investigación de la escena del crimen con personal calificado, métodos estandarizados y equipos calibrados en base a políticas internacionales

El SGC se basa en los conceptos clave del Manual de Calidad, Procedimientos, Instrucciones y Registros. Estos protocolos sirven para planificar el ensayo científico, comprobar la calidad y actuar con las pruebas en ese sentido. En sí, los laboratorios que reciben pedidos del Poder Judicial sobre la evaluación de muestras de sangre o pericias balísticas, por ejemplo, deben obtener “resultados técnicamente válidos”, según la investigadora y bioquímica Claudia García Bonelli. “Es un servicio para ser utilizado por la justicia” en pos del crecimiento del sector, puntualizó.

La norma 17.025, según la especialista en calidad del Laboratorio de Genética Forense de La Pampa, Cecilia Bobillo, explica las cualidades de mantener un estándar de procesos de calidad como herramienta de Justicia. Destacó el personal capacitado así como su formación continua, los procedimientos estandarizados, el registro de todos los procesos en materia de prueba, así como la calibración y el control de los equipos reactivos. Todos ellos sujetos a una evaluación interna pero también externa en el camino a la calidad.

El laboratorio, según la norma, debe contar con una infraestructura adecuada para cada proceso de la muestra para evitar su contaminación (por ejemplo: áreas separadas para cada paso en el procesamiento de las muestras de ADN). En tanto, tipificar un organigrama del personal calificado así como un responsable abocado a la “calidad” más allá de los científicos y el personal administrativo que lo compongan.

El sistema de gestión debe existir en conjunto con el manual de calidad mencionado con claros lineamientos: su visión, sus objetivos, sus requisitos, y la forma en la cual controlan las muestras y los procesos de validación. Por ejemplo, es necesario “validar el equipamiento” utilizado para obtener un mejor perfil genético.

Más allá de lo trabajoso de lograr la calidad en el ámbito científico, según los especialistas, para entregar un adecuado servicio a la Justicia, los laboratorios cumplen con varias tareas requeridas por los organismos judiciales. En el Primer Simposio de Ciencia y Justicia en la sede del CONICET, explicaron que las diferentes pruebas que pueden realizarse en un laboratorio de genética forense. Desde el análisis del Audio, video y análisis de informática, de Sustancias no controladas; de  Huellas dactilares; de Pelos, sangres, fluidos corporales y tejidos, hasta Armas de Fuego y balística. Así como exámenes de Toxicología; Trazado de evidencia y la Investigación de accidentes de vehículos.

El caso de La Pampa

El Laboratorio de Genética Forense de La Pampa, perteneciente al Ministerio Público provincial, se encuentro ubicado en el Centro Judicial de Santa Rosa. Funciona desde diciembre del año pasado y  realizan todas las pruebas, sean filiatorias o de causas penales, que antes se hacía en entidades privadas o en la UBA. Bobillo explicó su origen, su funcionamiento y cómo buscan evaluarse día a día para mejor la calidad del laboratorio.

El objetivo del laboratorio pampeano fue que pudieran analizarse el mayor número de muestras en menor tiempo y a menor costo, reduciendo la vulnerabilidad de la cadena custodia. En tanto, el contacto directo con el personal capacitado responsable del laboratorio posibilita además, que tanto los miembros de las fuerzas de seguridad, del Ministerio Público y los magistrados provinciales que así lo soliciten, reciban asistencia, asesoramiento y capacitación técnica en esta disciplina en forma diaria.