La UFI-AMIA dio a conocer un balance anual de tareas

Los integrantes de la Unidad Fiscal Especial de Investigaciones relativas al atentado a la AMIA presentaron su informe de gestión, donde se recopilan las principales tareas y medidas del 2016.

Entre los hallazgos más relevantes de los fiscales Sabrina Namer, Roberto Salum y Leonardo Filippini, se encuentra la identificación, con la asistencia del Equipo Argentino de Antropología Forense, de la víctima 85 del ataque terrorista ocurrido hace más de 22 años. Se trata de Augusto Daniel Jesús, quien el 18 de julio de 1994 se encontraba en la mutual judía junto a su madre, quien también falleció.

Según el informe, para concretar la identificación de Jesús, se debió “revisar todas las constancias relativas al cadáver sin identificar, recibir testimonio a médicos forenses y personal de la División Rastros de la PFA y la morgue judicial, e incluso completar un registro de materiales no inventariados”.

Por otro lado, se presentan los detalles acerca de los peritajes realizados sobre piezas metálicas y esquirlas compatibles con una camioneta Trafic blanca, que se habría utilizado para el atentado, hipótesis que se sostiene desde el comienzo de la investigación.

Los fiscales también incluyeron información acerca de pruebas que hasta el momento no habían sido inventariadas, como restos orgánicos congelados que estaban guardados en un balde en la División Laboratorio Químico de la Policía Federal.

En el escrito también se menciona  la nueva información recibida acerca de la identidad de uno de los imputados iraníes, Samuel Salman El Reda, contra quien hay una alerta roja de Interpol con vigencia hasta el 2019, mientras que las de otros cinco acusados vencen en noviembre de 2017. Con el fin de que sean renovadas, los fiscales mantuvieron reuniones durante el año con dependencias estatales que tienen vinculación con los pedidos de captura, ya que la renovación de dichas alertas depende del pedido de las autoridades políticas y judiciales.

Otro punto del informe trata la intervención de la fiscalía especial en la causa por el encubrimiento del atentado a la AMIA, tanto en su participación en el juicio oral por irregularidades en la causa (que se lleva a cabo desde agosto de 2015), como del tramo que se encuentra actualmente en instrucción.

En las conclusiones finales, los miembros de la UFI sostienen que los avances mencionados “son contribuciones inéditas a la investigación que brindan respaldo científico y dotan de mayor rigor y verosimilitud a muchas de las posiciones sostenidas por la Unidad Fiscal en relación al atentado, sus víctimas y sus perpetradores”.

Sin embargo, apuntan Namer, Salum y Filippini, “muchos desafíos y dificultades persisten”, por lo que se solicitaron la desclasificación y el acceso a información confidencial en poder de otras agencias estatales y de servicios colaterales de otros países.  “Sólo un esfuerzo mancomunado y la cooperación entre agencias e internacional permitirá avanzar en este camino”.