Un Centro de Acceso a la Justicia cambió la realidad de una joven misionera que reside en la Patagonia. El equipo interdisciplinario de Tolhuin la ayudó a obtener una pensión y una casa para ella y sus hijos. También para que recomenzara sus estudios y consiguiera trabajo.

Cuando las partes se comprometen y cumplen con su rol, los problemas encuentran solución. Por más que, a veces, esas soluciones aparezcan como muy complejas. Es el caso de G (su nombre fue cambiado para proteger su identidad), uno de los más difíciles de los que llegaron al Centro de Acceso a la Justicia (CAJ) de Tolhuin, en Tierra del Fuego.

El 18 de mayo, G se acercó a la Oficina Multipuertas en la que funciona el CAJ de Tolhuin (el segundo más austral del país) para solicitar ayuda económica, y describió una situación con aristas complicadas. G, una misionera de 22 años, había quedado sola, luego de que su pareja, con la que estaba desde los 16 años, falleciera por un infarto. A su cargo quedaron dos niños (de dos años y medio y 15 meses, respectivamente) y estaba embarazada de 3 meses.

Alquilaban una casa por la que pagaban 6 mil pesos por mes, un importe imposible de afrontar sin el aporte de su compañero de vida. Además, se le complicaba conseguir trabajo y realizar trámites para beneficios sociales porque G no sabía leer ni escribir.

En el CAJ fue recibida y atendieron sus problemas más urgentes: gestionaron pasajes de regreso de sus padres, que habían ido desde Misiones a visitarla, para no seguir generándole gastos. Luego, el CAJ promovió el inmediato inicio del tratamiento psicológico de G en un centro de asistencia social y comenzó un trámite urgente para inscribirla en programas asistenciales, ante autoridades de la Nación y de la provincia de Tierra del Fuego.

Las respuestas llegaron en forma concreta (alimentos y ayuda para el alquiler), acompañadas de una cuota de contención: se la acompañó para que pudiera retomar sus estudios en una escuela nocturna local.

Otro de los problemas que parecían insolubles para la joven misionera era la tramitación, ante ANSES, de la pensión, ya que su pareja murió antes de concluir el divorcio de su mujer anterior. Al demostrar 5 años de convivencia, pudo acceder al beneficio del 50 por ciento que le corresponde.

Por último, se gestionó un terreno que el municipio de Tohuin entregará en enero de 2018, y junto con Desarrollo Social de la provincia, se tramitó una vivienda social (prefabricada) que, hasta tanto se haga efectiva la entrega del terreno, se instalará en un predio que pertenece a su hermana (de 18 años, y con un hijo de un año y medio) que también vive en la ciudad.

Qué es un CAJ

El CAJ promueve hacer más efectivo el acceso a los derechos por parte de la ciudadanía y ofrece soluciones alternativas al proceso judicial ordinario de los conflictos sociales. El de Tolhuin funciona, desde el 2007, en la Oficina Multipuertas de la ciudad, junto a la Dirección Interdisciplinaria de Atención Temprana (DIAT), Defensoría, Fiscalía, Mediación y espacios destinados al Ministerio de Trabajo y otro a la Secretaría de Derechos Humanos del Gobierno provincial.

Gracias a un acuerdo entre la provincia de Tierra del Fuego y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, firmado en septiembre último, pasará a tener sede propia en un edificio que será construido exclusivamente para ello.