La Rioja dio otro paso hacia la despapelización judicial

El Tribunal Superior provincial decidió comenzar la aplicación, a prueba, de la notificación electrónica. No se suprimirá la cédula en papel hasta que concluya el período de adaptación.

El avance tecnológico y su aporte a la optimización de los recursos y los tiempos procesales es uno de los elementos que determinó la decisión del Poder Judicial de la provincia de La Rioja de incorporar el sistema de notificaciones digitales en los juzgados. Así, esta provincia se suma a Buenos Aires, Córdoba, Neuquén y Corrientes en la implementación del formato.

Esta iniciativa se da en el marco de la ley 9.607, que habilita el uso de documentos, firmas electrónicas y digitales, comunicaciones y domicilios electrónicos en todos los procesos, especificándose que presentan la misma rigurosidad jurídica y valor probatorio que su símil en papel. La norma fue aprobada en 2014, pero recién en 2016 el Tribunal Superior de Justicia riojano dispuso su aplicación a partir del año en curso.

Se fijó de esta manera la implementación gradual del nuevo sistema, focalizado en los procesos y expedientes que cursan su trámite en el Tribunal Superior, previéndose que una vez que las condiciones operativas y de personal lo posibiliten, se ampliará su uso a las cámaras y juzgados de toda la provincia.

Frente a la puesta en marcha de la notificación digital, se instruyó a los letrados para que se dirijan a la oficina informática para tomar nota del Acuerdo 184 y sus respectivos Anexos, -relativos al sistema de Notificación Electrónica- cuya creación se establece por esa ley.

Los jueces Luis Alberto Nicolás Brizuela, Claudio José Ana y Mario Emilio Pagotto, miembros del Tribunal Superior de Justicia, suscribieron el Acuerdo, aprobándose el reglamento de notificación electrónica y los instructivos para los abogados y funcionarios del Poder Judicial provincial.

La notificación representa cerca del 60 por ciento del proceso judicial, por lo que dejar atrás el soporte papel implicará una reducción de los tiempos de espera que enfrentan las partes. Este es un paso imprescindible para avanzar hacia la concreción del uso del expediente digital

En el articulado de la ley se establece la obligación de fijar un domicilio electrónico, que se materializará a través de una casilla de correo electrónico, cuya emisión estará a cargo de la Dirección de Informática que depende del Tribunal Superior.

Decretos, autos y sentencias que deban practicarse en forma personal o por cédula en el domicilio constituido se notificarán a través del correo electrónico. Por su parte, estarán exceptuados los traslados y citación de personas que no funcionen como partes en el proceso, y aquellas que requieran realizarse en el domicilio real.

El alcance del uso de la notificación electrónica abarca también a peritos, síndicos y auxiliares que tengan participación en el proceso, quienes deben constituir domicilio electrónico para poder ser anoticiados de cualquier acto procesal. Los domicilios digitales tendrán validez hasta la culminación del juicio

El cumplimiento de la notificación estará determinado por el día y hora en que la comunicación ingrese en la casilla electrónica de la persona notificada, mientras que los plazos serán computados conforme a la normativa procesal que corresponda según cada caso.

La cédula digital deberá contener los mismos datos requeridos por el Código Procesal Civil y Comercial de La Rioja para la notificación en soporte papel.

Por otra parte, el nuevo sistema no implicará la interrupción del uso de la tradicional cédula, ya que el recurso digital tendrá un período de prueba en el que la notificación electrónica será acompañada por su versión en papel que, en el plano procesal, tendrá un efecto legal pleno. Una vez que el período de prueba haya concluido, imperará sólo el uso de la notificación electrónica.

Finalmente, las cédulas en soporte papel que hayan sido presentadas antes de la puesta en vigencia del nuevo sistema se librarán y tendrán su curso a través de la Oficina de notificaciones.