La Restitución Internacional de Menores en discusión

La Corte Suprema de Justicia de la Nación organizó jornadas para discutir la temática, los desafíos al respecto; se llevó a cabo, además, un intercambio entre jueces de la materia. ¿Qué dice la normativa internacional al respecto?

Como una de las problemáticas que más desafíos presenta a la Justicia, la Restitución Internacional de Menores está constantemente en discusión y sus alcances también. Si bien la normativa es clara, los poderes judiciales y los procesos de cada país son particulares y esto genera que la discusión al respecto deba ser constante.

En el marco de la complejidad que entraña y aumenta año tras año en el tema, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) organizó un encuentro para debatir al respecto: se llevó a cabo el seminario “Desafíos de la sustracción internacional de Niños” y el “Taller-Reunión sobre restitución internacional de la Red Nacional de Jueces expertos en la materia”.

Estos intercambios sirven para los momentos más álgidos de estos procesos, ya que se debatió acerca de cooperación internacional en torno a esta cuestión, la interpretación global sobre el “interés superior del niño” (un principio del Derecho que pondera a los niños, niñas y adolescentes ante la Justicia), entre otras cosas.

La idea general fue que la discusión sirva para elaborar un protocolo de actuación ante este tipo de casos, de modo que se apliquen correctamente las disposiciones de la convención llevada a cabo en La Haya, Holanda, en 1980, sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores.

 ¿Qué dice la normativa internacional al respecto?

Tal como lo indica la introducción de las disposiciones de los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores, la regulación allí planteada busca que los pedidos de restitución al Estado donde los niños, niñas y adolescentes desarrollaban sus vidas habituales se puedan llevar a cabo de forma rápida.

Pero eso no es todo: el artículo uno señala que, al mismo tiempo, se trata de “velar por que los derechos de custodia y de visita vigentes en uno de los Estados contratantes se respeten en los demás Estados contratantes”.

Esta normativa también tiene en cuenta para la declaración de una sustracción a las leyes vigentes en este sentido en el Estado en el que el menor residía y no en el que recale más tarde. También se aclara que este convenio alcanza a los estados adherentes, lo cual permite pensar que en aquellos donde no se aplica esta normativa, esta clase de cuestiones se complejizan.

Al mismo tiempo, se precisa en estos Aspectos que los estados deberán colaborar entre sí para garantizar la restitución inmediata de los menores. Para ello, tendrán que adoptar medidas como la localización del menor trasladado de forma ilícita; prevenir que el niño, niña o adolescente sufra mayores daños; garantizar la restitución “o facilitar una solución amigable”, entre otras.