Reforma procesal penal

Oficinas Judiciales: una ayuda administrativa para los jueces

En el marco de la reforma del Código Procesal Penal Federal, se crearán dependencias para descomprimir el trabajo de los juzgados. Cómo funcionan en el sur del país.

La reforma del Código Procesal Penal Federal que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humamos de la Nación, y que se implementaría para fin de año en Salta y Jujuy, tiene un punto de anclaje con el otro de extremo del territorio, el sur. Son las Oficinas Judiciales (OJ) que ya funcionan en los poderes judiciales de las provincias del Chubut y Río Negro, que implementaron códigos procesales acusatorios basados en la oralidad.  Este modelo administrativo es similar a lo proyectado en la reforma procesal penal federal.

La Ley 27.063 cambió el sistema mixto de acusación penal a un sistema adversarial o acusatorio. Este sistema se caracteriza por una distinción de roles y tareas que asegura un proceso más equilibrado. Y diferencia claramente la función de investigar, que debe llevarla adelante el fiscal, de la responsabilidad de juzgar que la tiene el juez.

Las Oficinas Judiciales vienen a separar las labores administrativas para descomprimir el trabajo de los magistrados, que sólo deberán tomar decisiones jurisdiccionales en audiencias públicas y orales, claves en el nuevo sistema penal para lograr mayor celeridad y transparencia.

“Las Oficinas Judiciales son el corazón administrativo del nuevo sistema Procesal Penal”, señaló el Poder Judicial de Río Negro, provincia en la que la reforma ya lleva casi un año de ejecución.

La Oficina Judicial de la ciudad de Bariloche.

Un área multifunción

Las OJ del Poder Judicial rionegrino tienen una dirección central que depende del Superior Tribunal de Justicia y una oficina en cada ciudad cabecera: Viedma, Roca, Bariloche y Cipolletti. Tienen la función de planificar y gestionar la asignación y distribución de las causas y de las cooperaciones entre los poderes judiciales provinciales y otras jurisdicciones.

La OJ tiene a su cargo diversas tareas, desde la programación de vacaciones o licencias de un empleado a todo lo que atañe al avance de una causa penal. A saber: centraliza la programación y grabación de audiencias, sortea los jueces para cada caso, dispone los legajos de cada proceso, cita a los testigos, controla la asistencia de imputados, el cumplimiento de sus pautas de conducta y los secuestros y realiza estadísticas y notificaciones, así como cuestiones gerenciales de recursos humanos y suministros, entre otras cosas.

También se encargan de las estadísticas, para monitorear el funcionamiento del nuevo sistema para buscar mejoras constantes en el servicio de Justicia. Esta semana, el informe estadístico de la Dirección General de Oficinas Judiciales reveló que “los primeros cinco meses de implementación de la Reforma Procesal Penal dan cuenta de que en diciembre, por primera vez, se superó el piso de 45 audiencias por día, fijado como objetivo para el primer año”.

El caso del Chubut

En toda la provincia del Chubut, el Poder Judicial posee siete circunscripciones. La Oficina Judicial funciona en la capital, Rawson. Tiene un director y diez  empleados, entre auxiliares,

Además, funciona una novedosa Unidad de Elementos secuestrados: bienes decomisados a los condenados por la comisión de un delito penal, que son administrados por la Justicia local.

En el nivel nacional, se prevé que en octubre comience a funcionar la reforma en la Justicia Federal de Salta y Jujuy, para luego avanzar progresivamente a todo el país. La Comisión Bicameral Especial del Congreso para el Monitoreo e Implementación del Nuevo Código Procesal Penal es la responsable de establecer el cronograma y encabezar el proceso de implementación.