La protección del patrimonio urbanístico en los tribunales

Como forma de resguardar el patrimonio urbanístico, la Justicia paralizó toda obra que afecte el adoquinado en la traza del Pasaje San Ireneo. Es un reclamo de los vecinos que data de más de diez años.

Un habitante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.A.B.A.) presentó un reclamo para proteger el patrimonio histórico y urbanístico de una calle porteña. Solicitó que se interrumpan las obras de asfaltado o pavimento del Pasaje San Irineo, en el barrio de Caballito. Este reclamo empezó con la asociación vecinal “SOS” en 2006 y tiene como correlato evitar la construcción de torres de edificios en una zona densamente poblada.

El amparo fue presentado a modo de proceso colectivo para impedir que saquen los adoquines y el empedrado que comenzó “sin cartel de obra”, aduce el vecino en su demanda. La obra comenzó el primero de marzo de 2016 y en el pasaje en cuestión está ubicado el edificio del ex Colegio Santa Rosa, que posee “protección patrimonial a nivel cautelar”.

Hay tres niveles de Protección Patrimonial para pasaje-san-irineo google earthedificios: Integral: protege la totalidad de cada edificio conservando todas sus características. Estructural: protege el exterior del edificio, su tipología, los elementos básicos que definen su forma de ocupación del espacio, permitiendo modificaciones que no alteren su volumen. Y Cautelar: protege la imagen característica del área previniendo actuaciones contradictorias en el tejido y la morfología.

La obra se intenta realizar en las calles, Guayaquil, San Ireneo y Rosario, en el predio donde funcionaba la entidad escolar, que cerró hace ya seis años. Una empresa constructora planea un desarrollo inmobiliario.

La parte demandante explicó en el fallo que se está violando la ley 65 de “Protección del Empedrado y Adoquinado de la Ciudad” y la 4806 que realizo modificaciones. En esta normativa, “las vías circulatorias terciarias, adyacentes y/o circundantes a monumentos o lugares históricos de la C.A.B.A. cuyo solado se encuentre actualmente ejecutado con empedrado o adoquinado serán mantenidas con dichos materiales a efectos de mantener la continuidad en el paisaje urbano de las arterias”. Fallo adoquines

Adoquines vs. asfalto

El magistrado de turno en el fuero Contencioso Administrativo y Tributario el pasado 3 de marzo decidió suspender el retiro del adoquinado. Fundamentó su resolución en el artículo 27 de la Constitución porteña que establece “la preservación y restauración del patrimonio natural, urbanístico y arquitectónico”; la Ley 1227 de protección del Patrimonio Cultural de la Ciudad; y la Ley 65 ya mencionada.

En tanto, Víctor Trionfetti especificó que las mismas “serán mantenidas con dichos materiales”  que las reparaciones que resulten necesarias se realizarán con “los mismos materiales a efectos de mantener la continuidad en el paisaje urbano de las arterias”.

Al mismo tiempo, que dejó en claro que cuando hayan sido reparadas con materiales distintos “serán paulatinamente llevadas a su estado original”. Y citando otra ley (4806) que declaró como “integrantes del Patrimonio Cultural de la Ciudad” a las “calles construidas con adoquinado granítico”. Así, suspendió por veinte días todas las obras de remoción, retiro o sustitución de adoquines del histórico rincón de Caballito.

La historia sigue. El 29 de marzo de este año, el juez titular de la causa y a cargo del juzgado N° 5 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Martín Converset, resolvió rechazar la medida cautelar dictada por su colega y que había suspendido las obras.

“La pretensión cautelar de la parte actora no resulta atendible”, expresó el juez porteño y explicó que “no se encuentra acreditado con pruebas suficientes” que el pasaje figure en el catálogo definitivo” de áreas o edificios resguardadas como ícono cultural.

Y citó jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia en un antecedente similar en septiembre de 2014 en el cual se determinó que el adoquinado granítico de las calles podrá integrar el Patrimonio Cultural dentro de la categoría Espacios Públicos siempre y cuando se encuentre incluido dentro del Catálogo Definitivo de Protección Patrimonial de las calles empedradas, lo que, según la sentencia, no ocurre en el caso en análisis con el pasaje San Ireneo. De todas maneras, el Gobierno de la Ciudad informó que existe un expediente en trámite en ese sentido. Asimismo, el juez convocó a todas aquellas personas que así lo deseen a presentarse en el expediente y manifestar lo que por derecho corresponda.