La oralidad en procesos se abre paso y extiende su aplicación

¿Qué significa la introducción de una perspectiva “oral” en los procesos judiciales? Diferentes poderes judiciales y el Ejecutivo nacional planean avanzar hacia un sistema que involucre más a los jueces y las partes para ponerlos cara a cara en una instancia “oral”.

Firmas, expedientes con miles de páginas (o fojas, según la jerga judicial), papeles de todas las formas y tamaños: llevar a la Justicia hacia un sistema que le dé mayor lugar a la “oralidad” busca acabar con estas prácticas por más de un motivo.

Pero, ¿de qué se trata la expresión “oralidad”? Dicha en abstracto, no parece fácil de entender para una persona que no está familiarizada con el mundo del Derecho. Pero la explicación y, mejor dicho, su aplicación, no es tan compleja como parece. Entre otras cosas, que la Justicia sea más oral implica que las partes tengan más encuentros con los jueces, que haya más instancias de diálogo. Que el desarrollo del proceso no sea solamente a través de escritos, del papel.

Héctor Chayer, coordinador del Programa Justicia 2020, refirió que la oralidad es uno de los pocos momentos que tiene el “ciudadano común para tomar contacto directo con la Justicia. ¿Por qué digo esto? Porque el ciudadano si no lee un documento escrito o habla con su abogado que le explica pero que es un intermediario con quien toma una decisión. Es decir, solo en una audiencia oral el ciudadano puede ver y escuchar a quien toma las decisiones, el juez”.logo2oralidad

“Visto desde el otro lado, una audiencia oral es el momento en que se reúne un juez con los abogados, con las partes. La audiencia pone al juez cara a cara con el justiciable y deja de tener delante un montón de papeles que componen el expediente. Esto es muy valioso para humanizar la decisión del magistrado, porque lo obliga a entender el impacto de lo que está haciendo, sea una audiencia Civil o una audiencia Penal, no importa. Porque los jueces, a través de la tradición escrita, han terminado tomando demasiada distancia del conflicto”, añadió en este sentido el funcionario.

¿Cómo se lleva a cabo la “oralización” de la Justicia? Hay diversas formas, y entre ellas se encuentra la videograbación de las audiencias. De esta forma, el empleado judicial que se encargaba de “tomar nota” sobre el desarrollo del encuentro ya no deberá hacerlo, y los abogados tenderán a impugnar o quejarse de esas instancias por los errores o diferencias en el texto, ya que una prueba audiovisual resulta difícil de refutar.logo oralidad

En provincia de Buenos Aires, a partir de este mes, se comenzaron a implementar medidas de prueba para que, en el transcurso del año, se pueda medir la eficacia de la oralidad en la Justicia. La apuesta, según las previsiones, es la reducción de los plazos procesales. Es decir, procesos que duran menos, juicios más rápidos. La medida se aplicará en el fuero Civil y Comercial bonaerense y fue organizada por el Poder Judicial local y el Ministerio de Justicia de la Nación, a instancias de Justicia 2020.

“Lo que hay que cambiar esencialmente es la metodología del trabajo y requiere inexcusablemente la presencia del juez en los actos de prueba y en los de audiencia, algo que el código actual permite que se conciba”, explicó en relación a esta iniciativa el juez e integrante de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de La Plata, Andrés Soto. Es uno de sus impulsores.