La Ley Antitabaco en la Feria del Libro: cómo se logró el cambio

Humo en espacios cerrados
Bertol advirtió que la industria apuesta ahora al consumo femenino de cigarrillos

En la Feria del Libro, una mesa conformada por el ensayista Alejandro Katz, el filósofo Alejandro Rozitchner y la funcionaria Paula Bertol disertó sobre el nuevo paradigma cultural que permitió alejar al humo de los espacios cerrados.

“Era hora de dejar de retar a la gente que fuma y empezar a hablar de los derechos del fumador pasivo”. Con ese viraje de la perspectiva, Paula Bertol explicó el espíritu de la vigente Ley Nacional de Control de Tabaco, la norma (Ley 26.687) de la que es coautora y que fija la veda para el humo de cigarrillo en espacios públicos cerrados.

La autora de la legislación que prohíbe, entre otras cosas, que se fume en espacios públicos cerrados disertó sobre cómo se revirtió el paradigma: No se trata de señalar a fumadores sino preservar derechos de quienes no.

La charla fue moderada por el director nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil del Ministerio de Justicia, Martín Böhmer. Bertol compartió el escenario que brindó la Feria del Libro con una mesa integrada por el ensayista Alejandro Katz y el filósofo Alejandro Rozitchner.

Katz brindó su testimonio como ex fumador y arrojó un interesante punto de vista: la marginación del fumador ante la imposibilidad de fumar en espacios y situaciones sociales. Al margen de algunos pasajes que apelaban al humor del público, su intervención dejó entrever uno de los objetivos de la ley que es, precisamente, dejar de pensar en torno al fumador y, en cambio, hacerlo en función de quienes reciben pasivamente el efecto del humo del tabaco.

Por su parte, Rozitchner explicó la importancia del cambio cultural que implica que una ley de este tipo sea aplicada con severidad, ya que las consecuencias en la salud de aquellas personas que no fuman son tangibles y, sobre todo, graves. “Nunca fumé tabaco y siempre me sentí herido por el humo ajeno”, afirmó el filósofo.

El escritor remarcó la importancia del papel jugado por los ciudadanos en el hecho de que la ley haya podido avanzar desde su sanción, especialmente en el ámbito de Capital Federal: “Hay una capacidad evolutiva en la sociedad que es mayor de lo que creemos”.

Pero los aportes de Bertol (hoy Secretaria de Relaciones Parlamentarias y Administración) fueron concebidos en su condición de ex legisladora que elaboró la legislación y, al mismo tiempo, la impulsó. Recordó las trabas que sufrió la normativa tras su aprobación en la Comisión de Salud de la Cámara Baja, ya que el pleno de ese ámbito del Congreso no compartía todos sus principios.

Entre otras cosas, la abogada remarcó que las cifras de los últimos diez años hablan de una baja en el consumo de los hombres, y advirtió que la industria apunta ahora al público femenino. El cambio en las estrategias de marketing de las tabacaleras es una de las principales dificultades para enfrentar el tabaquismo.

El cambio en las estrategias de marketing de las tabacaleras es una de las principales dificultades para enfrentar el tabaquismo, opinó Bertol.

También fue enriquecedora la participación del público: se puso el acento en el rol de las empresas del sector y de los vericuetos que utilizan para seguir creciendo de la mano de un producto que nadie dudó en condenar por sus componentes tóxicos y los efectos devastadores que genera en la población.

Stephanie Bridger
Devoto abrió la mesa de debate en la Feria.
Devoto fue encargado de abrir el debate en la Feria

En el intercambio con los panelistas se pusieron en cuestión los impuestos sobre el tabaco. Se dijo, entre otras cosas, que los ingresos por el gravamen eran inferiores a los gastos en salud que debía realizar el Estado para paliar sus efectos nocivos.

“Ojalá logremos subir los impuestos internos. Son coparticipables y eso puede evitar que las tabacaleras se unan a las provincias”, remarcó Bertol apuntando al lobby de esas compañías. Y recordó los inicios del debate: “¡Había que animarse con las tabacaleras!”.