La Justicia salteña publicó su guía sencilla sobre ciberdelitos

El Poder Judicial de Salta elaboró una guía sobre ciberdelitos para que pueda ser usada por ciudadanos y periodistas. Trata sobre el uso de las herramientas digitales en el marco de la aparición de nuevas formas de delincuencia. En esta línea de acción proponen, a nivel nacional, capacitar a funcionarios judiciales.

La guía, de más de 50 páginas, define en su reseña qué son los delitos informáticos o ciberdelitos: “Actividades criminales que los países han tratado de encuadrar en figuras típicas” pero, en definitiva, se trata del delito que “se da con la ayuda de la informática o de técnicas anexas”, o en donde “una computadora ha estado involucrada”.

Dado que no existen leyes penales específicas para todos los delitos cometidos en soporte digital, en Argentina se impulsa la discusión sobre la reforma del Código Penal en tal dirección. Son muchos los especialistas y jueces que entienden como necesario incorporar estas conductas a ese cuerpo normativo.

Incluso, a los delitos ya contemplados en la legislación (ley 26.388) ya se incorporaron modificaciones relacionadas a delitos informáticos. Así se encuentran tipificados la pornografía infantil, el acceso indebido a datos personales, correos electrónicos, datos y sistemas, la publicación indebida de datos privados, la revelación de datos secretos, el fraude y la estafa informáticos, la distribución de virus (malware), la interrupción de comunicaciones y la alteración de la prueba digital.

A esas conductas indebidas se les sumó en 2013 el contacto a menores con el propósito de cometer delitos contra la integridad sexual, también denominado grooming.

La capacitación como punta de lanza

Durante agosto y gracias a una iniciativa conjunta con la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos brindó una capacitación en ciberdelitos en algunas provincias argentinas donde más de 175 jueces acudieron.

Con algunos fallos en la materia y el aporte de especialistas como base, el ministerio propicia el conocimiento y la capacitación de este tipo de delitos que por su complejidad suponen nuevos desafíos para la investigación criminal.