Justicia rionegrina se prepara a enfrentar la violencia doméstica

Una capacitación judicial para abordar esta problemática fue dictada en la provincia patagónica. Se centró en la “evaluación de riesgo”, una gran falencia que hay en el tratamiento de este tipo de casos y que, muchas veces, generan la revictimización.

Falta de comunicación; lecturas de informes sociales incompletas; desatenciones en aspectos claves de los procesos; hay muchas variables que influyen en que las evaluaciones de riesgo en casos de violencia doméstica sean insuficientes. Y esto puede significar un problema muy grave para las víctimas.

Siguiendo la línea de poderes judiciales como el de Chaco, que el mes pasado llevó a cabo una iniciativa en este mismo sentido, la Justicia rionegrina brindó una capacitación en torno a las evaluaciones de riesgo en esta temática. Fue a través de una videoconferencia llevada a cabo en el auditorio del Poder Judicial, en la ciudad de Viedma.

La iniciativa fue organizada por la Oficina de Género de Género del Poder Judicial de Río Negro y la Escuela de Capacitación Judicial de la provincia, y se dio en el marco de una serie de videoconferencias sobre “Derecho y género”, impulsadas desde la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN).

La encargada de la disertación fue Natalia Gherardi, abogada y directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), una organización no gubernamental que, desde mayo de 2003, trabaja en busca de la igualdad de género.

La convocatoria llevada a cabo desde el Poder Judicial de Río Negro fue abierta y tuvo una gran asistencia, marcando la necesidad que los operadores judiciales identifican en torno a esta problemática. Si bien se registraron avances en el tratamiento de estas causas, estos cursos, conferencias y capacitaciones dan cuenta de que aún hay muchos aspectos por resolver.

Las evaluaciones de riesgo son una pieza fundamental en este sentido, ya que permiten prever, de alguna forma, las situaciones de violencia a las que pueden estar expuestas las víctimas. Aquí entra en juego el rol de todos los operadores judiciales que trabajan de forma interdisciplinaria, como los trabajadores sociales, psicólogos y demás profesionales intervinientes.

En la provincia de Río Negro la violencia de género también es un tema que está en la agenda de la ciudadanía, organizaciones sociales y agencias estatales: el 8 de marzo pasado se llevó a cabo el paro internacional de mujeres, y en ese marco, hubo multitudinarias protestas en las ciudades más grandes, como Viedma, Cipolletti y Bariloche.