La Justicia reinsertó a dos adolescentes en la secundaria

Gracias a la utilización de métodos alternativos de resolución de conflictos, un Juzgado de Paz de Corrientes logró que dos chicos vuelvan a la escuela después de haber abandonado sus estudios.

El trabajo fue de conjunto: un equipo de facilitadores judiciales (voluntarios que trabajan como puente entre el Poder Judicial y la población) y el Juzgado de Paz de la localidad correntina de Berón de Astrada, con cinco meses de gestión, lograron la reinserción escolar de dos adolescentes que habían dejado sus estudios.

Los jóvenes eran del Paraje Yahapé, y la intervención de la Justicia fue solicitada por el rector del Colegio Secundario de Yahapé. Eran cuatro los alumnos que decidieron abandonar la cursada, por lo que el trabajo continúa. Pero la novedad es que todo pudo resolverse a raíz del uso de métodos alternativos de resolución de conflictos.

Este fue un verdadero caso de encuentro entre la Justicia y la ciudadanía, ya que tanto el titular del Juzgado como su secretario se movilizaron hasta la localidad para tener un encuentro de mediación. Allí participaron el titular de la escuela, los padres de los jóvenes y los adolescentes mismos. Todo esto con la autorización previa de la Asesoría de Menores.

Gracias a estos “métodos alternativos” contemplados por la normativa correntina, que dispone que los magistrados puedan llevar a cabo este tipo de acciones que hacen menos engorroso el trámite ante la Justicia, dos de los menores accedieron a retomar sus estudios en la secundaria de la localidad que cuenta con menos de 500 habitantes.

El compromiso llegó de ambas partes, ya que si bien los menores, de 14 y 16 años aseguraron que volverían a las aulas, desde el colegio afirmaron que elaborarán un programa especial para que recuperen el primer semestre de clases. Al mismo tiempo, recibirán acompañamiento pedagógico.

Facilitando el acceso a la Justicia

Los facilitadores judiciales son trabajadores voluntarios que se encargan de ser una suerte de nexo entre el Poder Judicial y la comunidad. Trabajan más de cerca con los sectores vulnerables, con aquellas personas a las que les cuesta más que al resto de los estratos sociales acceder a la Justicia.

Pero la iniciativa tiene un marco más amplio: este servicio fue ideado por la Organización de los Estados Americanos (OEA). Surgió a fines de la década de 1990 y la idea fue, justamente, ayudar en los lugares donde es más difícil acceder a trámites judiciales. El caso del Paraje Yahapé resulta sumamente ilustrativo en este sentido, debido a su escasa población.

La provincia de Corrientes es pionera en la utilización de este recurso: ya cuenta con más de 170 personas cumpliendo esta tarea. Desde el año 2007 a esta parte, cuando la OEA comenzó a impulsarlo en diferentes lugares de América, comenzó a implementarse en países como Costa Rica, Guatemala, Honduras y Paraguay.