La Justicia rionegrina extiende su despapelización

El próximo mes, casi todas las comunicaciones y operaciones bancarias serán electrónicas. El Superior Tribunal de Justicia acordó la extensión de la inscripción al total de sus agentes. Afectará a los fueros Civil, Laboral y de Familia, y se prevé la incorporación del fuero Penal.

Los avances tecnológicos marcan también los tiempos de la Justicia: a partir del 1 de agosto todos los abogados matriculados de Río Negro deberán utilizar el sistema de Notificaciones Digitales diseñado por el Poder Judicial de la provincia.

La implementación de las cédulas electrónicas se implementa en los fueros Civil, Laboral y de Familia, aunque está prevista la incorporación del fuero Penal.

A través de la Acordada 2/17, el Superior Tribunal de Justicia dispuso que a partir de agosto el sistema tradicional de notificaciones en papel deje de estar en vigencia, razón por la cual abogados y el resto de los operadores judiciales -funcionarios, empleados, cuerpos técnicos judiciales y peritos- que aún no estén utilizando el servicio digital deberán indefectiblemente completar su trámite de inscripción.

Por lo tanto, el Poder Judicial rionegrino ya no enviará notificaciones por cédula a los domicilios constituidos (cuyos titulares serán notificados de las providencias, resoluciones y sentencias únicamente a través del sistema informático).

Junto con los abogados particulares, también integran la red de usuarios del servicio, los juzgados de primera instancia y las cámaras de apelaciones, los juzgados de paz, las defensorías públicas y los organismos auxiliares del Poder Judicial. Recientemente se incorporó también al sistema la Caja Forense y están en proceso de hacerlo los Colegios de Abogados de Roca y Bariloche, así como las municipalidades de Villa Regina y Fernández Oro.

Hasta la fecha, alrededor de 1200 abogados matriculados rionegrinos son los que ya utilizan el sistema.

De ellos, más de un centenar se encuentra en proceso de activar su nombre, clave de usuario y tarjeta de coordenadas, procedimiento que los habilitará a tener acceso al servicio de notificaciones digitales a través del sitio del Poder Judicial. En la actualidad, el sistema cuenta con 1619 usuarios activos de todos los rubros.

No obstante, los juzgados penales están exentos de la utilización de la banca electrónica; y cuando los montos sean menores a 30.000 pesos, el juzgado o tribunal podrá autorizar el pago vía cheque u oficio, herramientas propias del sistema tradicional.

La reforma lleva casi un año

El uso de cédulas digitales acorta notablemente el tiempo de gestión de los expedientes, reduce costos económicos y permite optimizar el trabajo en las oficinas de notificaciones del Poder Judicial. Asimismo, implica una importante disminución en el consumo de papel.

El mecanismo de la notificación digital se implementó en abril de 2016, y desde entonces se emitieron más de 25.000 cédulas electrónicas, evitándose así la intervención de la oficina de notificaciones y la impresión en papel de las resoluciones.

El programa permite que los operadores externos elaboren sus cédulas y puedan notificarse de los movimientos de los expedientes desde cualquier computadora. La registración automática de cada movimiento permite al Poder Judicial auditar de modo permanente las notificaciones en toda la provincia.

También los abogados, peritos o integrantes de organismos jurisdiccionales pueden hacer un seguimiento de las cédulas destinadas a domicilios reales, sabiendo con precisión la fecha, hora y operador que ha intervenido en la recepción y diligenciamiento de cada cédula y conociendo el resultado del trámite.

Pero los procesos digitales no son ya una entera novedad en Río Negro: de hecho, desde el 1 de mayo de este año, todos los pagos y cobros de la Justicia en concepto de indemnizaciones, tasas de justicia, honorarios, impuestos y otros trámites de este estilo, se llevan adelante a través de la banca electrónica.

Previamente, se había implementado una prueba piloto, cuyos resultados evidenciaron la facilitación de trámites y el evitar las demoras que se producen cuando el cobro debe concretarse a través de cheques u oficios judiciales.