El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, afirmó que espera que el país adopte un “sistema moderno de Justicia”, que se complemente con la “cooperación jurídica internacional” para combatir los delitos transnacionales. Fue durante la apertura de una jornada de la OEA que capacita a jueces y otros funcionarios nacionales.

La cooperación jurídica internacional es una “pieza clave en el mundo moderno, en un contexto en el que ayer lamentamos víctimas del terrorismo”, sostuvo el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, en un encuentro con jueces y otros funcionarios judiciales nacionales.

Stephanie Bridger
Apertura del congreso 'Desafíos de la Cooperación Jurídica Internacional' en Facultad de Derecho UBA, con Germán Garavano, Jorge Morán, Ricardo Lorensetti, Luis Almagro y Mónica Pinto.
Apertura del congreso ‘Desafíos de la Cooperación Jurídica Internacional’

En esa línea, instó a “estar alerta para trabajar juntos en el combate de los delitos globalizados” destacando la importancia de lucha contra el lavado de dinero en línea con el plenario del Grupo de Acción Financiera (GAFI), que se lleva adelante esta semana en Buenos Aires.

Garavano se expresó así en el Salón Azul de la Facultad de Derecho de la UBA, durante la apertura de las jornadas “Desafíos de la cooperación jurídica internacional”, organizadas el 2 y 3 de noviembre por la Asociación de Jueces Federales de la República Argentina (AJUFE), con el apoyo de la OEA, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina y la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Allí se debaten en diversos paneles sobre temáticas vinculadas al derecho internacional y medio ambiente, narcotráfico, corrupción y cibercrimen.

“Oportunidad histórica”

“Estos desafíos nos plantean que para hacer frente a este tipo de criminalidad tenemos que tener sistemas judiciales modernos con procesos de trabajo que puedan hacer frente a este tipo de delitos”, expresó Garavano frente al auditorio de funcionarios judiciales y jueces de diferentes fueros como Ariel Lijo, María Romilda Servini de Cubría y Javier López Biscayart, entre otros.

En la misma línea, profundizó que hoy se trabaja con un “modelo colonial de organización de la Justicia”. Pidió “replantear la forma en que trabajamos”, a través de los jueces, a quienes les otorgó la responsabilidad de “liderar el proceso de cambio”.

“La Justicia es la piedra fundamental de un país mejor, y todos ustedes son las columnas más importantes, la base sobre la que hay que construir nuestros país”. “Es una oportunidad histórica para cambiar”, consideró el ministro.

A su turno, Luis Almagro, secretario general de la OEA, explicó que “no hay un estado de derecho sin un ordenamiento jurídico” y bregó por “fortalecerlo en línea con los desafíos que impone la revolución tecnológica”. Por último, señaló que ese fortalecimiento redunda en “mejoras en los mecanismos de cooperación internacional”.

Stephanie Bridger
Garavano disertó ante jueces de todos los fueros
Garavano disertó ante jueces de todos los fueros

Mónica Pinto, decana de la Facultad de Derecho de la UBA, afirmó que los “desafíos que plantea el congreso son para que debatamos la agenda de puntos globales para la cooperación jurídica internacional, en los que es necesario trabajar coordinadamente porque así lo demandan la integración económica, el cuidado del medio, el espacio virtual y el terrorismo internacional”.

El camarista y presidente de Asociación de Jueces Federales (AJUFE), Jorge Morán, expresó en la misma línea que “necesitamos estar conectados para nutrirnos de información de nuestros vecinos” en la lucha contra delitos organizados como la trata de personas y el narcotráfico.