Como dirigente de pueblos originarios distingue sin ambages derechos del sector. Como flamante funcionario del organismo que debe articular políticas con reclamos muy postergados, no se aleja de sus convicciones.