La investigación forense es una cuestión federal

Se firmó un acuerdo para invertir 120 millones de pesos en equipamiento y capacitaciones en 34 laboratorios forenses del país que integran la Red de Ciencias Forenses, que se comprometen a darle soporte a la Justicia Federal.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, el Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de la República Argentina y el Consejo Federal de Política Criminal firmaron un acuerdo para invertir 120 millones de pesos para dotar de equipamiento y capacitaciones a los laboratorios forenses del país que integran la Red de Ciencias Forenses (RECIFO).

Stephanie Bridger
Foto: Stephanie Bridger

El dinero se repartirá en los 34 establecimientos con los que trabajan los ministerios públicos fiscales de las provincias y que, con este acuerdo, se comprometen a darle soporte a la Justicia Federal. Desde que se inició la gestión de Germán Garavano al frente de la cartera, y contando este aporte, ya se invirtieron cerca de 170 millones de pesos en incorporar nuevas tecnologías y mejorar las existentes para perfeccionar los aspectos científicos de las investigaciones criminales.

“Con esto –señaló Garavano- buscamos brindarle a la Justicia las herramientas necesarias no sólo para investigar los delitos locales sino que, también, para combatir el crimen organizado, ya que estos recursos están disponibles para la Justicia Federal”.

Esta iniciativa también se da en el marco de una de las políticas públicas que se vienen sosteniendo desde hace tiempo: el fortalecimiento de los Ministerios Públicos en su nuevo rol de dueños de la acción penal, es decir, de ser responsables de la investigación del delito.

Una base de datos única

Además, para difundir estos servicios, desde fines del 2015 se viene trabajando conjuntamente con los directores de estos laboratorios para crear una base de datos única de todos los laboratorios forenses que pueda ser consultado en una app por cualquier persona.

Santiago Del Carril, coordinador del Programa Nacional de Criminalística del Ministerio de Justicia, precisó en este sentido: “Lo primero que hicimos cuando asumimos la gestión en el ministerio fue juntar toda la información de los laboratorios forenses y desarrollar una base de datos única. Allí nos fuimos encontrando con muchos problemas de nomenclatura de las pericias y de criterios al momento del levantamiento de la evidencia”.

El funcionario agregó: “Hubo que crear un lenguaje común y volcarlo en una aplicación para la consulta externa. Esto estuvo acompañado por la confección de un Protocolo Unificado de Levantamiento de Muestras que, también, se incorporó en esa app. Hoy en día, uno cuenta con toda la información para saber dónde se hacen las pericias que necesita, cómo levantar las muestras y todo lo que necesite saber referente a las pericias. Todo esto se encuentra en jus.gob.ar/laboratorios. Es posible que con el tiempo cambie, pero al menos llegamos a un estándar común y lo hemos compartido con el Ministerio de Seguridad”.

“Está pensado para que se aplique desde un celular. Por ejemplo: estás en la escena del crimen y querés saber qué hacer con lo que encontrás. Tenés un vaso y pensás ‘¿qué hago con esto?’. Ahí, la aplicación te indica qué pericia se puede hacer y en qué laboratorio; cuál es el más cercano y si hace ese tipo de trabajo”, explicó Del Carril.