La información de la IGJ vuelve a estar disponible para todos

La Inspección General de Justicia (IGJ) dejó sin efecto una disposición que limitaba el acceso a la información. Mediante la resolución general 3/2016, Sergio Brodsky, titular del organismo, dispuso derogar las limitaciones vigentes.

El marco restrictivo, impuesto a información que debía ser pública, se implementó mediante una serie de distintas resoluciones en años anteriores. Como primera instancia de impedimento, se obligaba a que quienes quisieran  acceder a datos sobre sociedades debían acreditar un “interés legítimo”. Posteriormente, la mecánica obstructiva consistió en establecer que aquellos expedientes que permanecían sin movimiento durante el lapso de un año, debían pasar a formar parte del archivo del organismo.

Ahora todo cambió. “Déjese sin efecto toda norma que de cualquier modo limite o restrinja el acceso a la información en el ámbito de la Inspección General de Justicia”, ordena la norma en su primer artículo.

En tanto, en el segundo artículo la resolución dispone: “Póngase a disposición de los interesados la información existente en el organismo, con las limitaciones que establece la Ley 25.326 y normas concordantes, sin perjuicio de las normas arancelarias vigentes”.

Norberto Berner, quien llegó a IGJ a mediados de 2012, fue quien tuvo a su cargo la puesta en marcha de las medidas restrictivas. Más tarde, los controles arbitrarios quedaron bajo el control de Rodolfo Taihade, quien sostuvo que la IGJ no estaba obligada a “entregar información al que se le ocurra”, para más tarde recaer en Analía Spatola y Martin Cormick la decisión de sostener las limitaciones informativas.

Todas esas trabas fueron ya superadas con la nueva norma en la que se destaca que “el derecho de acceso a la información pública debe ser entendido como un prerrequisito de la participación, que permite controlar la corrupción, optimizar la eficiencia de las instancias gubernamentales y mejorar la calidad de vida de las personas, al darle a éstas la posibilidad de conocer los contenidos de las decisiones que se toman día a día para ayudar a definir y sustentar los propósitos para una mejor comunidad”.

La nueva norma destaca que “el derecho de acceso a la información pública debe ser entendido como un prerrequisito de la participación

La IGJ es un organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que tiene la función de registrar y fiscalizar a las sociedades comerciales, sociedades extranjeras, asociaciones civiles y fundaciones que se constituyen en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

A su vez, la institución que conduce Brodsky es la encargada de la inscripción en el Registro Público de Comercio de las sociedades comerciales nacionales y extranjeras, las matrículas de los comerciantes, y de los auxiliares de comercio; al tiempo que debe ejercer el control federal de las sociedades de ahorro e implementar el Registro Nacional de Sociedades.

 

Dato Útil:

Inspección Genral de Jsuticia: Servicios en línea

Clickeé Aquí