Su propuesta se basa en visibilizar problemáticas y proponer modos de comunicarlas al resto de la sociedad. Recogen el lema de la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con discapacidad: “Nada de nosotros sin nosotros”.

La Fundación Por igual más abrió un camino para que las discapacidades no sean un impedimento sino la puerta de acceso a otras búsquedas, a horizontes insospechados que pueden alcanzarse mediante la palabra y la imagen. La misión de esta organización es la de integrar a quienes sufren algún tipo de discapacidad y permitirles que sea los voceros de su propia historia.

Foto: Por igual mas
foto final del grupo

Ana Argento Nasser es Licenciada en Ciencias de Comunicación por la Universidad de Córdoba. Al frente de Por igual más -integrada por un equipo interdisciplinario de jóvenes profesionales – traza los caminos de un proyecto que es una sinergia de voluntades aunadas en un mismo objetivo: visibilizar problemáticas y proponer modos de comunicarlas al resto de la sociedad. Se trata de una propuesta que armoniza las ideas positivas de superación con los afectos.

“Creamos la fundación frente a la necesidad, tanto de las personas con discapacidad, de sus familias y de las instituciones, de vincularse y abrir espacios para que su voz, y la de su entorno, fuera escuchada” afirmó la directora. Esa prerrogativa ya figura en la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con discapacidad: “Nada de nosotros sin nosotros”.

Foto: Por igual mas
IMG-20160903-WA0013

En 2008, Ana era pasante en el Museo del Colegio Nacional de Monserrat, en Córdoba, una prestigiosa institución educativa de la provincia. Como el sitio es patrimonio histórico de la Humanidad, se planteó un problema con el tema de la accesibilidad por preservar las características arquitectónicas. “Dos turistas me preguntaron por el turismo accesible: no había carteles, rampas, guías capacitados en el trato con la discapacidad. Le presenté un proyecto al director del museo, lo aprobó y de esa manera me contacté con este mundo”, confiesa.

Su aporte inicial fue Cultura para todos: proyecto de inclusión social, que relevó las condiciones de accesibilidad de 16 museos de la Universidad Nacional de Córdoba, y luego impulsó cambios como la folletería en Braille y macrotipos, capacitación en lengua de señas, etcétera. La fundación obtuvo su personería jurídica en 2014, está integrada por 60 personas que trabajan ad honorem y se sostiene por donaciones.

Su aporte inicial fue Cultura para todos: proyecto de inclusión social, que relevó las condiciones de accesibilidad de 16 museos de la Universidad Nacional de Córdoba, y luego impulsó cambios como la folletería en Braille y macrotipos y capacitación en lengua de señas

Inclusión en la red

Entre lo que hace se cuenta abrir espacios para que se expresen sus miembros y dar capacitaciones de periodismo: “Producimos spots radiales, hacemos videos, hay un equipo multimedial integrado por diez personas con discapacidad, y un equipo de la fundación que los asesoramos técnicamente, pero ellos producen los contenidos de nuestra página (www.porigualmas.org)”, asegura.

Foto: Por igual mas
argento

El sitio fue diseñado por el ingeniero en sistemas Diego Muñio, quien afirma que “la idea es que los usuarios se adueñen de él y les sirva para comunicar vivencias en torno a la discapacidad y a la construcción de un mundo que sea para todos”.

El modo accesible de la red social Por Igual + se basa en un software llamado “Inclusite” que genera una interfaz inteligente que habla y escucha. La página cumple la misión simultánea de ser un portal de noticias. Uno de los logros más visibles de la fundación es haber desarrollado la primera red social accesible de Latinoamérica, que conecta a más de 17 mil visitantes de habla hispana.

Este año, la fundación cordobesa integra el podio de los 8 preseleccionados para alzarse con el premio Abanderados de la Argentina solidaria, un galardón que incluye una gratificación monetaria que, de ganarla, Argento Nasser piensa destinar a impulsar nuevos proyectos

Sobre cómo gravita la acción de esta propuesta en la vida de las personas que la llevan adelante, Nasser es optimista: “Lo que encuentran en Por igual más es un espacio que valora a las personas como son: no les pedimos que cambien o que no enfrenten la discapacidad. Concientizar que ella está, que es un límite, pero que puede trascenderse. Cuando ven que están capacitados para ser productores de contenidos, videos y notas que son vistas y comentadas por otros, sienten que hay un lugar que les da valor”.