La función de los Consejos de la Magistratura en América Latina

La mayoría de los Estados del continente tiene órganos encargados de seleccionar y sancionar -si correspondiera- a los jueces. Cómo están compuestos, cómo trabajan y cuáles son las diferencias entre los organismos de cada país.

Los Consejos de la Magistratura son órganos jurídicos que tuvieron sus orígenes en Europa en el siglo XIX, y que pronto se trasladarían a toda América. Entre sus diversas funciones, la más reconocida es la de llevar adelante el proceso de selección de magistrados del Poder Judicial, aunque ello depende de cómo este delineado su funcionamiento en cada país. En América Latina la mayoría de los Estados tienen en su normativa la existencia de un Consejo de la Magistratura. Entre ellos se puede mencionar, además de la Argentina, a Ecuador, Colombia, México, Venezuela, Paraguay, Perú y Bolivia.

Los Consejos de la Magistratura, o sus diversas acepciones, son organismos que, según el país, poseen una composición, funciones y responsabilidades distintas. En algunos estados es el “órgano político” del Poder Judicial, en otros, es más un área técnica.

En la Argentina, el Consejo de la Magistratura tiene facultades de administración del Poder Judicial y acusación de magistrados. Es el encargado de, en caso de corresponder, enviar a los jueces a juicio político. Con excepción de la Corte Suprema de Justicia, que maneja su propio presupuesto y donde el mecanismo de juicio político es distinto, ya que pasa por el Congreso de la Nación.

En Chile, Uruguay y Brasil no tienen organismos similares a un Consejo de la Magistratura. En los dos primeros los jueces de instancias inferiores son designados a propuesta de la Corte Suprema local, mientras que en Brasil los jueces son nombrados por el Presidente de la Nación. En otros países de la región esta potestad recae directamente en el Poder Legislativo.

Bolivia, Ecuador y Paraguay

Bolivia tiene una característica que lo diferencia: allí los jueces de su Tribunal Superior de Justicia, del Tribunal de la Constitución Plurinacional, el Agroambiental y los propios integrantes del consejo son votados a través del voto de los ciudadanos. Igualmente, el consejo el responsable del régimen disciplinario de los jueces y del control de la administración de los órganos judiciales.

En Ecuador existe el Consejo Judicatura, entendido como el órgano de gobierno, administración, vigilancia y disciplina de la Función Judicial. Es un órgano relativamente nuevo y a diferencia de otros en la región, realiza un informe anual sobre el Poder Judicial que debe presentar ante la Asamblea Legislativa.

También hay Consejo de la Magistratura en Paraguay donde es este organismo el que realiza, por ejemplo, la propuesta de ternas para los candidatos a integrar la Corte Suprema. Luego también propone ternas, a la propia Corte Suprema paraguaya para los cargos en tribunales inferiores y para los agentes fiscales.

Perú, Colombia y México

Consejo Nacional de la Magistratura es el nombre que se le da al organismo en Perú. Allí también el organismo tiene funciones de selección de magistrados, a excepción de los jueces de Paz que son elegidos por el voto popular, y tienen la facultad de sancionar incluso a los vocales de la Corte Suprema.

Hasta 2015 en Colombia existía el Consejo Superior de la Judicatura, encargado de la administración y de la disciplina de los magistrados. Sin embargo, el año pasado hubo una reforma constitucional que dividió las funciones entre la Comisión Nacional de Disciplina Judicial y el Consejo de Gobierno Judicial.

En México, en cambio, hay una lógica similar a la Argentina: el Consejo de la Judicatura Federal es el órgano encargado de la administración, vigilancia, disciplina y de la carrera judicial del Poder Judicial. Aunque con excepción de la Suprema Corte y del Tribunal Electoral.