La digitalización avanza en la Justicia de Río Negro

Desde el primero de mayo próximo, todos los juzgados de Río Negro deberán usar la banca electrónica para todas las transferencias en concepto de indemnizaciones, tasas de justicia, impuestos y otros trámites de este tipo.

En Río Negro la “banca electrónica”, es decir, la digitalización de ciertos trámites que solían ser presenciales, empezó a usarse hace relativamente poco tiempo a nivel estatal; en 2014, por ejemplo, la Agencia de Recaudación Tributaria provincial empezó a usar este sistema para el cobro de los impuestos automotor, inmobiliario, de autos, entre otros.

Los trámites de la banca digital son, en realidad, algo comunes hace ya varios años. Por eso el Ministerio de Justicia planteó entre sus objetivos la modernización de la Justicia cuando se inició la gestión de Germán Garavano al frente de la cartera. Y en este sentido empezó a trabajar el Poder Judicial de la provincia de Río Negro.

Sucede que a partir del primero de mayo próximo, todos los pagos y cobros de la Justicia rionegrina en concepto de indemnizaciones, tasas de justicia, honorarios, impuestos y otros trámites de este estilo, deberán ser llevados a cabo a través de la banca electrónica.

En diciembre del año pasado, el Poder Judicial de Río Negro comenzó una prueba piloto para testear este método y, tal como lo habían supuesto, facilitó los trámites y evitó muchas demoras que se produce cuando el cobro debe llevarse a cabo a través de cheques u oficios judiciales (que son mecanismos mediante los cuales los jueces comunican decisiones).

Este mecanismo, llamado “Patagonia E-bank”, también servirá para las consultas de saldo y constancias, a la vez que responde a los requerimientos del Banco Central de la República Argentina (BCRA) en relación a los estándares que exige para estos sistemas.

Las largas filas ante mesas de entrada de juzgados, sumadas a las posteriores en bancos para terminar los trámites, se verán reducidas con este sistema, como ya se demostró con la prueba piloto. Pero, además, se evitan los largos tramos de viaje que tenían algunas personas que debían acudir a las sedes judiciales.

Abogados, denunciados, denunciantes, peritos y cualquiera que forme parte de un pleito judicial debe informar su cuenta bancaria para poder beneficiarse con el mecanismo. De este modo, los pagos correspondientes se podrán llevar a cabo en formato electrónico.

Si alguna persona no tuviera cuenta bancaria, deberá abrir una caja de ahorro ante un banco. Este tipo de cuentas son gratuitas, gracias a una resolución del BCRA, por el plazo de un año, siempre que se use para recibir la transferencia de un juzgado y llevar a cabo la extracción de esos fondos.

Hay algunas excepciones en el uso de esta herramienta: los juzgados penales están exentos de la utilización de la banca electrónica; y cuando los montos sean menores a 30.000 pesos, el juzgado o tribunal podrá autorizar el pago a través de un cheque u oficio, que constituyen el viejo sistema.