Lo hará esta semana y la próxima en Morón y en Bahía Blanca. Seguirá luego en otros distritos bonaerenses, como parte de la política de desarme. La entrega es voluntaria y anónima. A cambio, se obtiene un incentivo monetario.

Un arma en manos de quien no está autorizado ni capacitado para utilizarla es un potencial peligro de muerte para la propia persona y para terceros. Por eso, la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) puso en marcha un cronograma de puestos móviles de recepción de armas de fuego. Esta iniciativa se da en el marco del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas y municiones, que forma parte de una política de desarme que el organismo lleva adelante en todo el territorio nacional.

En Morón, la entrega voluntaria de armamento o arsenal podrá hacerse de 9 a 13.30 horas, en Hipólito Yrigoyen 1440. La misma presencia de puestos móviles se llevará a cabo en Bahía Blanca la semana siguiente, entre el 25 y el 29 de setiembre. En esa ciudad la recepción se realizará en la franja horaria de 9 a 15 horas, en Hipólito Yrigoyen 128.

La iniciativa tiene su fase inicial entre hoy y el próximo viernes en la localidad de Morón. El ANMaC tiene planificado extender el circuito de puestos móviles en todo el conurbano bonaerense.

Fotos: Gentileza Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC).
anmacarma1

 

Fomentar el desarme civil

El programa apunta a reducir la circulación de armas en el ámbito de la sociedad civil, así como también tomar medidas de prevención en relación a la violencia armada. El procedimiento es sencillo: la entrega es voluntaria y anónima, y a cambio del arma cedida se obtiene un incentivo monetario, que puede alcanzar la cifra tope de tres mil pesos. Las armas se inutilizan en el momento de su cesión con una prensa hidráulica, y luego se destruyen en un horno de alta temperatura.

El sistema previo de compensación económica consistía en un cheque al portador para ser cobrado en el Banco Nación, procedimiento que producía cierta resistencia en distintos sectores de la población. En la actualidad, al momento de entregar el arma se recibe un cupón y con el mismo, en un centro de cobro, se lo canjea por el dinero en efectivo correspondiente según las características del arma y las municiones.

Bajo la dirección de Natalia Gambaro, el ANMaC también dicta talleres de prevención y concientización. Se llaman “Creencias que matan”, y están orientados a jóvenes y docentes.

En Morón, fueron más de 70 escuelas públicas y privadas las beneficiarias de las charlas, mientras que en Bahía Blanca fueron dictadas para la policía local y también para varias entidades educativas. El objetivo central en torno al que giran los encuentros es el de desmitificar que la tenencia de armas en hogares es un recurso de protección y no el verdadero riesgo que implica que estén al alcance de personas no capacitadas para su uso en caso de producirse una intrusión.

Los talleres son dictados por el equipo de Prevención Ciudadana de la ANMaC, integrado por profesionales en temáticas sociales y humanísticas. A partir de esos encuentros se procura generar espacios de reflexión que despierten la conciencia entre los más jóvenes sobre los peligros que acarrea la presencia de armas de fuego en la sociedad civil y poner sobre la mesa el debate en relación a la legitimidad de los discursos que promueven su uso con el argumento de la autodefensa.

Los puestos de recepción y los talleres impulsan un mayor grado de participación ciudadana para concretar una reducción del uso de armas en la Argentina.