La institución ubicada en Almagro desarrolló una política de calidad en gestión que incluye la publicidad de sus actos en la nube. Además, implementó el expediente digital y las teleconferencias y evalúa su desempeño a través de una encuesta pública. Uno de sus hashtag disparó una inesperada campaña de concientización vial.

Las decisiones de un tribunal de justicia porteño arribaron a la plataforma digital Twitter. Se trata del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 10 de la Ciudad de Buenos Aires que ya comunica sus resoluciones y agenda de audiencias a través de esa red social, con el propósito de “mostrar que la Justicia local existe” y trabaja “con parámetros de calidad”.

Así lo confirmó su titular -desde agosto de 2015- y promotor de la reforma, Pablo Casas. El juez puntualizó que lo que se divulga no es más que un “espejo” de los “actos públicos que uno de los poderes de gobierno” da a conocer tradicionalmente a través del registro de sentencias, el documento de acceso libre que cada juzgado confecciona.

Juzgado Penal Contravencional y de Faltas 10
El juez en testimonial vía videoconferencia

La avanzada multimedia, a través del usuario @jpcyf10, convierte al tribunal en el primero de Latinoamérica en innovar en ese modo de difusión. En tanto, por estos días, sus integrantes celebran el contagio de sus colegas del tribunal N° 13, que inició sus actividades en la misma red social el pasado 5 de diciembre. Se pueden consultar esas resoluciones en la cuenta @jpcyf13.

La incorporación de esa red social complementa un plan más ambicioso: el de reducir los tiempos y costos en papel de las causas. “Vamos a echar mano a toda la tecnología que podamos aplicar para alcanzar los mejores estándares de calidad”, confió. En ese camino se cuentan también las videoconferencias con personas privadas de su libertad o movilidad reducida que ya se realizan con regularidad.

En principio, a la nube se suben decisiones de primera instancia sobre causas originadas en contravenciones (exceso de alcohol en sangre al volante, portación ilícita de armas, violación de las leyes de habilitaciones, etcétera), delitos penales (amenaza, delitos vinculados al género, usurpaciones, etcétera) y faltas menores.

Gestión de calidad

Ex docente universitario de Gestión de calidad en el sector público, el juez Casas advirtió que se trata de una política que “está en plena etapa de implementación. Como somos amigos de la gestión de calidad, está inmerso en un plan de mejoras continuas”. Al mismo tiempo, adelantó que “tenemos ganas de mostrar las estadísticas propias y otras actividades que se hacen pero no son propias de las audiencias, por ejemplo, toda la mejora en materia de atención al público, entre las que Twitter es sólo una”.

Según relató, el juzgado ubicado en Almagro se “somete” a una encuesta que el público realiza voluntaria y anónimamente por medio de una tableta electrónica que se facilita en la Mesa de entradas, al igual que un buzón de sugerencias.

"Vamos a echar mano de toda la tecnología que podamos"
Casas: “Echamos mano a toda la tecnología que podamos aplicar”

“En el juzgado no se ven papeles, eso crea un entorno amigable. Y no es porque los escondemos, sino porque más del ochenta por ciento del archivo de expedientes está digitalizado”, enfatizó el magistrado. Y agregó: “Tanto a los judicializados como los abogados les mejoró mucho el día a día y lo hizo más eficiente porque reciben información vía mail, en tiempo real, ya que escaneamos el expediente en vez de fotocopiarlo”.

El plan integral de reformas “surgió de nosotros, pero fuimos muy acompañados por el Consejo de la Magistratura porteño”. Desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el JPCyF10 fue uno de los escogidos para formar parte de la primera etapa del Premio a la gestión de la calidad judicial que se presentó esta semana.

“Nuestra meta es demostrar a la ciudadanía de la CABA que existe la justicia local, que trabaja con parámetros y que la brecha política originada por la (aún no concretada) transferencia de la justicia nacional a la porteña lo único que logra es reducir los derechos políticos y civiles de los porteños”, opinó Casas.

“Nuestra meta es demostrar a la ciudadanía de la CABA que existe la justicia local, que trabaja con parámetros y que la brecha política originada por la (aún no concretada) transferencia de la justicia nacional a la porteña lo único que logra es reducir los derechos políticos y civiles de los porteños”

Un ‘hilo’ concientizador

En Twitter, una de las herramientas claves es el hashtag, la consigna en forma de etiqueta que comienza con el signo numeral. Desde hace unas semanas, los administradores de @jpcyf10 ‘taguean’ los posteos que remiten a sentencias (las cuales pueden descargarse en formato PDF), principalmente con las referencias “#penal”, “#amenazas”, “#alcoholensangre” y “#pornografíainfantil”.

“Empezamos a visualizar adonde nos llevan los hashtag y advertimos que cuando ponemos #penal llegamos a un mundo interesado en esa materia y cuando posteamos #pornografíainfantil quedamos en el medio de gente preocupada por el flagelo que nos detectan como un sitio dedicado a su persecución. Pero #alcoholensangre es un hilo que comúnmente está orientado a exteriorizar la satisfacción de una persona al alcoholizarse o avisar que se va emborrachar. Lo interesante es que en el medio de eso, aparece la advertencia de una posible sanción, y creemos que esto está teniendo un efecto concientizador”, describió el magistrado.

“#alcoholensangre es un hilo que comúnmente está orientado a exteriorizar la satisfacción de una persona al alcoholizarse o avisar que se va emborrachar. Lo interesante es que en el medio de eso, aparece la advertencia de una posible sanción, y creemos que esto está teniendo un efecto concientizador”