Celeridad en causas tramitadas en la Justicia Penal Juvenil

La Suprema Corte de Buenos Aires dispuso la destrucción de expedientes y el envío a los archivos departamentales de otros alcanzados por medidas cautelares o de conservación prolongada para acelerar los casos.

El tribunal observó que a pesar de los esfuerzos de los jueces y empleados judiciales aún había muchos procesos retrasados.

En 2008, la Ley 13.634 de la provincia de Buenos Aires dispuso la creación del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, terminando de esta forma con los juzgados de Menores existentes hasta entonces. Desde ese tiempo a esta parte se avanzó en muchos sentidos pero aún hay algunos problemas como el retraso en el servicio de Justicia.

Para acelerar los procesos del fuero en general, los integrantes de la Suprema Corte de Buenos Aires (SCBA) emitieron una resolución en la que instan a la destrucción de expedientes autorizados por el máximo tribunal provincial, así como la remisión a los archivos departamentales de las causas de conservación prolongada o alcanzadas por medidas cautelares.

La decisión de avanzar en este sentido fue tomada debido a que desde la implementación del sistema Penal Juvenil, y tomando en consideración un informe de la Subsecretaría de Control de Gestión, muchos de los procesos se encontraban paralizados o “estancados” de alguna forma.

Los integrantes de la SCBA reconocieron, sin embargo, que los jueces del fuero le dieron un fuerte impulso a todas las causas que se encontraban en trámite. Tuvieron en cuenta que el recambio producido a raíz de la extinción de los juzgados de Menores provocó algunos problemas que naturalmente podían suceder.

Los magistrados “analizaron las distintas medidas adoptadas y recomendadas en procura de simplificar las actividades dispuestas, como el uso de la facultad otorgada por la Resolución 3354/10 respecto a la destrucción de expedientes; la programación de turnos para la recepción de legajos por parte de los Archivos”.

“Las consultas a las fuerzas de seguridad respecto a los pedidos de captura y averiguaciones de paradero, las cuales en su mayoría no se encuentran vigentes; la efectivización y retiro y/o disposición de efectos registrables y no registrables, como también la reorganización de espacios físicos desocupados y mobiliario en desuso”, completaron los jueces.

También, y como una medida adicional que forma parte de una deuda desde que comenzó la implementación del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, se llevarán a cabo mudanzas de muebles y otros elementos de trabajo que quedaron sin uso después de la extinción de los juzgados de Menores.