Juicio por jurado: un debate para el año próximo

Se prevé la implementación de esta herramienta en todo el país, pero el debate será postergado para el 2017. Cuáles son las perspectivas y por qué es necesaria la implementación del Código Procesal Penal Federal.

Ya son varias las provincias que implementaron el juicio por jurado: Córdoba primero, Neuquén, Buenos Aires, en Chaco sólo falta el sorteo para determinar quienes integrarán la lista de posibles integrantes, y en Río Negro comenzarán a usarlo en 2018. Pero la deuda a nivel de la Justicia nacional es grande, ya que este sistema está contemplado en nuestra Constitución desde su primera redacción, en 1853.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, afirmó que poner en funcionamiento esta modalidad de procesos populares está en los planes de su cartera, y adelantó que se podrían conformar jurados de seis integrantes, en lugar de los tradicionales que se utilizan en la actualidad, de 12 personas. Hace algunos meses también precisó que el impulso a una iniciativa de este tipo ayudará a la sociedad “a romper la desconfianza con el sistema”.

Ariel García Bordón, asesor de la Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la nación, aseguró que ya se están delineando los primeros trazos de la propuesta que deberá esperar hasta 2017 para que culmine su elaboración. Primero, hay que superar algunos problemas que podrían poner en problemas la puesta en funcionamiento de esta herramienta.

Entre otras cosas, el integrante de la cartera dirigida por Martín Casares manifestó que la idea es que se aplique sólo en el ámbito de lo Penal, y no en otros como el Civil y Laboral, como lo hacen, por ejemplo, en el sistema jurídico anglosajón (Inglaterra, Estados Unidos o Canadá, entre otros).

Pero uno de los principales debates que se deben dar, explicó García Bordón, es el de la implementación de la “oralidad” en la Justicia Penal, en el marco del sistema acusatorio que vendrá con el nuevo Código Procesal Penal Federal. La oralidad refiere a procesos donde las instancias del proceso se dan, precisamente, en términos orales. Y el sistema acusatorio prevé que los fiscales sean los únicos encargados de las investigaciones, tarea que con la normativa actual también llevan a cabo los jueces.

El integrante de la Subsecretaría explicó que con el nuevo rol del fiscal, así como la importancia de la Defensa, los debates pasarán por estas dos figuras que son quienes se pararán frente al jurado para defender o probar una acusación durante el proceso. En ocasiones, cuando una persona acusada llega a esta instancia, pierde a su abogado, por lo que la Defensa pública debe asumir ese rol.

El asesor aseguró que la Justicia a nivel nacional se encuentra en “malas condiciones” para poder avanzar con un proyecto de este tipo: son necesarias las herramientas que brindará el Código Procesal Penal Federal para poner en práctica el juicio por jurado.

“Todo lo que ya se hizo es positivo, porque de todo lo que se hace se aprende. Con el tema de la cantidad de miembros del jurado tenemos que ver cómo está funcionando en los lugares donde se aplica. Es un estudio sociológico que hay que hacer para ver cómo nos comportamos como jurado y cómo el resto de la sociedad se comporta ante el jurado”, detalló García Bordón.