El juicio de un femicidio famoso en manos de un jurado

A fines de agosto de 2015, Fernando Farré asesinó a su expareja, Claudia Schaefer de 74 puñaladas en el country Martindale. Un contexto de violencia de género culminó con el femicidio. Ahora será un jurado popular el que desde el lunes 29 juzgará, mediante un Juicio por Jurados, sea el encargado de definir la culpabilidad de Farré.

Las audiencias se realizarán en la sala del entrepiso de los tribunales de San Isidro, ubicado en la calle Ituzaingó 340 de esa ciudad. En tanto que el juez Esteban Andrejin -integrante del Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de San Isidro- estará a cargo del debate. Las fiscales de juicio serán Laura Zyseskind y Carolina Carballido Calatayud.

Hay que recordar que en la provincia de Buenos Aires el juicio por jurado se establece para delitos graves con penas  superiores a 15 años de prisión. La integración del jurado fue realizada por sorteo en base al padrón electoral bonaerense.

La principal función de los jurados en una “deliberación secreta”  es decidir si el imputado, en este caso Farré, es culpable o no; y también si el hecho que se le imputa está probado o no. Hay que recordar que en caso de que se lo declare culpable será el juez el que indique el monto de la pena.

Para ser declarado culpable por los menos 10 de los 12 integrantes del jurado deben coincidir en su voto. En este caso, como el delito por el que va a juicio Farré incluye la posibilidad de condena a prisión perpetua, para ello el jurado requiere una decisión que debe ser por unanimidad.

La historia marca que nuestra Constitución Nacional incluye el juicio por jurado desde 1853 aunque sea dispar su implementación. En la actualidad este sistema está implementado por ejemplo en Córdoba, Buenos Aires y Neuquén.

A nivel Federal existe como plan del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos poner en funcionamiento esta modalidad de procesos populares. Tal es así que impulsar este tipo de juicios tanto a nivel nacional como provincial forma parte de los ejes del programa Justicia 2020.