Lo expresó el ministro Germán Garavano en las jornadas de Ética Judicial. Participó el juez de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, y jueces y especialistas del ámbito judicial.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, dio inicio al Eje Justicia y Comunidad, del Programa Justicia 2020, en la apertura de las jornadas de Ética Judicial, que contó durante dos días con la participación de magistrados de todo el país, entre los que se destacó el ministro de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti. En la sede del gobierno porteño, los especialistas debatieron sobre el Código Iberoamericano de Ética Judicial, como punto de partida para la redacción de un nuevo texto en la materia.

“Este Código de Ética Judicial nace de los jueces y es un instrumento muy valioso porque en él se explicitan y desarrollan los principios y virtudes que deben regir el actuar de los jueces. El desafío que tiene el sistema judicial es volver a relacionarse con la comunidad que, por diversos motivos, descree de la Justicia. Más que nunca este Código nos puede conducir a un mejor futuro”, señaló Garavano.

Fotos: Patrick Haar.
Dr. Horacio Rosatti, Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nacion
Horacio Rosatti, juez de la Corte Suprema.

De la plataforma Justicia 2020 participan más de 35 mil personas de todo el país. En la apertura, Garavano destacó ese interés ciudadano: “La verdadera independencia judicial es la confianza y la ética de los ciudadanos en la Justicia”.

Rosatti coincidió con Garavano. Dijo que el desafío del Poder Judicial es “lograr una Justicia que esté a la altura de lo que la sociedad demanda”. El magistrado hizo, además, un repaso del rol entre los políticos y los jueces. Explicó que “es necesario un diálogo entre todos los sectores judiciales en la búsqueda de un consenso para una reforma”. Y bregó porque “la conflictividad asumida como la riqueza de la pluralidad no necesariamente tiene que llegar al litigio judicial”.

Los cambios en el Derecho

El director nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil del Ministerio de Justicia, Martín Böhmer, aseguró que “la ética judicial es una de las aristas para cambiar la Justicia” y destacó la importancia de que el nuevo Código Iberoamericano de Ética Judicial se ponga en funcionamiento en el sistema jurídico argentino.

Böhmer agregó en su exposición que “la ética judicial no tiene que ver con el moralismo sino que es una forma de ser y trabajar por los profundos cambios que hubo en el Derecho desde la vuelta de la democracia”.

Como cierre del primer panel, Luis Lozano, juez del Tribunal Superior de Justicia porteño, manifestó que la edición del “Código está direccionada a perfeccionar el accionar judicial y en vías de mejorar un servicio de Justicia de mayor calidad para la ciudadanía, así como un mayor reconocimiento de la opinión pública”. Lozano es, además, secretario Ejecutivo de la Comisión Iberoamericana de Ética Judicial.

Durante los dos días que duró la jornada expusieron, entre otros, Carlos Andreucci, presidente de la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados; Ariel Ariza, presidente de la Federación Argentina de Magistratura y la Función Judicial y Rafael Gutiérrez presidente de la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia.

También la secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Laura Alonso,la presidenta del Consejo de la Magistratura porteño, Marcela Basterra, e invitados internacionales como la ministra de la Corte Suprema de Justicia de Chile, Rosa María Maggi Ducommun, y Rodolfo Vigo, doctor en Ciencias Jurídicas y Sociales.

Medios y justicia

En el taller “Los jueces y los medios de divulgación masiva”, la directora de Comunicación Audiovisual en Contenidos de Justicia del ministerio, Sabrina Santopinto, destacó la “importancia de la transparencia en la difusión de la información y señaló: “Tenemos que aprender a comunicar con el foco puesto en los ciudadanos y establecer una relación de mayor cercanía”.

En el panel la acompañó Kevin Lehmann, máster en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones. El especialista expresó que “hay que repensar qué y cómo comunicar” la información de los actores del mundo jurídico, porque “las funciones judiciales no terminan cuando se dicta una sentencia”.