Julio Croci, director Nacional de Pluralismo e Interculturalidad

“Argentina es un país de inmigración, lo fue y lo seguirá siendo”

Con el objetivo de revalorizar la diversidad, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación realiza talleres en escuelas secundarias proponiendo el diálogo con los estudiantes respecto de la interculturalidad del país.

Lo que viven los jóvenes, la discriminación social y la necesidad de aprender a convivir en la diversidad son temas que atraviesan cada uno de esos talleres.

“Educando en la Interculturalidad” depende de la Dirección Nacional de Pluralismo e Interculturalidad de la Nación, a cargo de Julio Croci, quien participó de esa jornada escolar. Una carta fue el disparador para la última jornada que tuvo lugar en un colegio del porteño barrio de Retiro. Un alumno de origen guaraní envió una misiva a su profesor en la que pedía disculpas por su desempeño escolar: “No sé hablar mucho en castellano”.

El caso que se conoció en varios medios, sumado a otras instancias que se dan al interior del establecimiento, motivaron que llegará el programa Educando en la Interculturalidad al Colegio 2 Domingo F. Sarmiento. Unas jornadas de trabajo participativo sobre convivencia, diversidad y diálogo intercultural.

La charla arrancó en el segundo piso del establecimiento con una pregunta sobre el Día de la Diversidad Cultural (el 12 de octubre, cuando se realizó el encuentro).

Los jóvenes, directos y simples, debatieron: “Día de la Raza”, dijo el primero, que llevaba puesta una camiseta de Argentina. “La raza es de los perros”, contestó una compañera. “El ser humano no tiene raza”, aportó una joven sentada casi en el fondo del salón de actos. El diálogo había comenzado.

La idea de interculturalidad apareció todo el tiempo en las intervenciones de los jóvenes de tercero, cuarto y quinto año. La Secretaria aportó con un video elaborado con voces de inmigrantes que viven en el país: de Taiwan, Bolivia, Italia, Siria y Paraguay, los testimonios dan cuenta de cómo se incorporaron a la sociedad argentina.