Laura Rodríguez, presidente de Incluime

“En necesario descubrir que la diversidad nos beneficia a todos”

En los Juegos Paralímpicos, específicos para personas con alguna discapacidad, que se celebraron este año en Río de Janeiro ocurrió algo inesperado que, de alguna manera, podría cambiar el pensamiento de muchos.

En los 1.500 metros de atletismo para la categoría de discapacitados visuales leves, el argelino Abdellatif Baka superó al ganador de los Juegos Olímpicos. Con esa marca, además, el deportista batió el récord mundial.

Pero eso no es todo. Incluso los atletas paralímpicos que ocuparon hasta el cuarto puesto en atletismo superaron la marca del campeón Mathew Centrowitz. Entonces, “¿Cuándo vamos a poner en práctica un deporte inclusivo de las personas con discapacidad?”, se pregunta Laura Rodríguez, presidente de la asociación civil Incluime, dedicada -formalmente desde 2005- a la organización de actividades y capacitación de profesionales en torno a los derechos de las personas con discapacidad y su inclusión a nivel laboral, educativo y sobre todo deportivo.

“Queda cada vez más claro -explica la abogada y profesora de educación física Laura Rodríguez- que el deporte inclusivo es posible y que, por lo tanto, no habría razones para que personas con leve discapacidad y quienes no las tienen puedan competir juntos y dejar de discriminar, así, a quienes padecen impedimentos físicos”.

Nota a Laura Rodriguez, presidente de la asociación civil Incluime.
Nota a Laura Rodriguez, presidente de la asociación civil Incluime.

Sin embargo, no sólo queda mucho por hacer en la práctica sino también en la teoría, empezando por el artículo 30 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad que habla de actividades específicas para dichas personas. “Es el único artículo que no menciona la inclusión y es precisamente el que corresponde al deporte”, señala Rodríguez y agrega: “La razón es clara: esto ocurre por los valores económicos en pugna ligados a ideales antiguos, que sigue valorizando el alto rendimiento y los cuerpos perfectos”.

El concepto de discapacidad, explica, es una relación entre el contexto y la disfunción que tiene la persona. “Si el contexto no está preparado para que uno se incluya y pueda funcionar en todas sus capacidades, va a ser una persona con discapacidad. Por eso la discapacidad es una imposición social más allá de que la deficiencia no vaya a desaparecer”.

Otro de los obstáculos con los que Laura se encontró en sus más de 30 años de experiencia, corresponde a la negativa de las grandes marcas a organizar actividades inclusivas y promover este tipo de deporte. Contra esto, desde antes de fundar Incluime, la abogada y profesora se las ingeniaba para que sus alumnos con discapacidad pudieran participar. “Yo los entrenaba, los inscribía a la maratón, les marcaba la largada y llegada y les daba premios por la ventana de mi casa”, cuenta con emoción.

Hoy, gracias al trabajo de organizaciones como ésta, quienes viven con discapacidad a lo largo y ancho de Argentina practican disciplinas inclusivas como fútbol, kayak, básquet y escalada.

Además, entre las propuestas más fuertes de la asociación que buscan mejorar la realidad de las personas con discapacidad, se encuentra la formación y el debate. “Es muy importante cambiar el imaginario social sobre la discapacidad y combatir la resistencia a la inclusión que se dicta desde el marketing. La diversidad nos beneficia a todos”, dice Laura mientras revuelve fotos de un congreso sobre ceguera en 1992 y otras donde se la ve capacitar a profesores de gimnasia que intentan hacer origami con los ojos tapados. “Es para que experimenten lo que le puede ocurrir a sus alumnos”, aclara.

En los últimos meses, cuenta la presidenta de Incluime, se están centrando en la inclusión deportiva de niños, adolescentes y adultos con trastornos en el desarrollo y autismo. “Es un tema muy poco tratado y por eso trabajamos con mucho esfuerzo, obtenemos logros y vamos un paso más adelante”. En este sentido, aprovecha la ocasión para invitar a todos los profesores, abogados, deportistas y a quien lo desee a acercarse a Incluime a discutir, proponer y generar doctrina para contribuir a que personas con discapacidad tengan de una vez pleno acceso de sus derechos.