En San Juan, tras la denuncia de discriminación por orientación sexual en un trámite de donación, la delegación local del INADI logró que un centro de salud modifique sus criterios para dar de sangre. Su entrevista ya no consignará preguntas con sesgo segregador.

“Quiero exponer y denunciar públicamente en esta red social que he sufrido discriminación por parte de una entidad de salud pública”, escribió Facundo Romero en su cuenta de Facebook el pasado 29 de junio.

Ese día decidió que haría un bien y fue hasta el Instituto Provincial de Hemoterapia (IPHEM) en San Juan a donar sangre. El proceso comenzó con normalidad con los análisis previos y la entrega de los formularios correspondientes pero la persona encargada de revisar la documentación le advirtió en un tramo de la entrevista que no estaba habilitado para realizar la donación. La razón, contó Facundo con indignación: “Simple y llanamente por el hecho de ser gay”.

Aunque intentó explicarle a la empleada que su rechazo era un claro acto discriminatorio, la situación no cambió, por lo que decidió llevar su caso al INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo).

“La impotencia que hoy tuve, el sentirme distinto y excluido no se lo deseo a nadie”, graficó Facundo en su publicación.

Desde 2015 Argentina tiene reglamentada la resolución 1509 del Ministerio de Salud, impulsada por el INADI y organizaciones sociales, la cual garantiza el principio de no discriminación al donante y promueve la donación voluntaria, segura e inclusiva.

Esta medida ordena poner el foco en las “prácticas de riesgo” a la hora de acceder a donar y no en los “grupos de riesgo”, como estaba redactada originalmente.

La provincia de San Juan, sin embargo, nunca adhirió formalmente a esa resolución y el INADI debió intervenir porque se estigmatizó a un donante por su orientación sexual u otros motivos.

Funcionó la conciliación

El INADI llevó el caso ante Mabel Maschio, titular de la Dirección Nacional de Sangre y Hemoderivados y, en simultáneo, personal de la delegación de San Juan del organismo llevó a cabo una conciliación en la que participaron Romero y representantes del IPHEM.

La reunión se resolvió con éxito y rapidez y el Instituto de Salud se comprometió en ese acto a quitar de los formularios de donación las preguntas que resultan discriminatorias.

“En INADI defendemos el derecho de Facundo a donar sangre, su orientación sexual no es impedimento”, sostuvo Silvia Martin, delegada del INADI de San Juan.

El denunciante agradeció al Instituto Nacional contra la Discriminación por el acompañamiento recibido y las gestiones realizadas, y explicó a su vez que decidió compartir su experiencia públicamente porque no es “la primera y supongo que, desgraciadamente, no será la última”.

El acercamiento de Facundo al INADI es un ejemplo de la importancia que tiene difundir y denunciar los actos discriminatorios. Tal como sostuvo Silvia Martin, su caso sienta un “precedente” para actuar ante nuevos posibles conflictos.