Acogimiento familiar: el modo de dar la contención necesaria

IELADEINU es pionera en la materia. Se trata de que niños y niñas que no viven con sus padres por diversas situaciones, crezcan en entornos adecuados pero sólo hasta la mayoría de edad con el fin de evitar las institucionalizaciones.

Uno de los derechos de los niños, niñas y adolescentes es a crecer en un entorno familiar y, sin embargo, para muchos de ellos hoy eso es un destino que no llega. La mayoría de aquellos que por diferentes situaciones fueron separados de sus padres, crecen en hogares, que aunque puedan brindar amor, contención y cuidado, nunca llegarán a reemplazar la vida en una familia.

Nota a Ariel Jenik, Director Ejecutivo de Ieladeinu.
Nota a Ariel Jenik, Director Ejecutivo de Ieladeinu.

Para enfrentar este problema, empieza a cobrar cada vez más fuerza el acogimiento familiar, una práctica que promueve la convivencia en familias de niños y niñas que no pueden vivir en su propio entorno. “No es solo el alojamiento o el cuidado, sino la oportunidad de impactar en la vida del otro. Es la posibilidad de construir una sociedad más solidaria y más justa”, explica Ariel Jenik, director ejecutivo de IELADEINU, una de las instituciones pioneras de esta práctica en la Argentina.

Aunque la figura del acogimiento familiar está contemplada en la Ley 26061 de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, no hay una ley nacional que la regule específicamente. Sin embargo, algunas jurisdicciones ya diseñaron normativas locales: la Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, legisló esta práctica en 2006 y hace algunos años creó el Programa de Acogimiento Familiar, que busca familias solidarias para promover estos vínculos.

En IELADEINU, programa de la Ieladeinucomunidad judía argentina que protege y asiste a niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso, maltrato y abandono, el acogimiento familiar empezó a implementarse apenas salió la ley de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde su creación en 1999, esta institución cuyo nombre en hebreo significa “nuestros niños” se dedica a prevenir las vulneraciones de derechos a través del fortalecimiento familiar y, por otro lado, a recibir en un contexto terapéutico a niños, niñas y adolescentes en los centros de días y hogares convivenciales.Ieladeinu

“Hay una porción de niños que hoy están en hogares que difícilmente sean adoptados, por lo cual terminarán egresando con la mayoría de edad. Ellos podrían tener cuidados parentales. Desde los hogares podemos hacer de todo, pero no somos una familia. El adulto que acuesta al niño en el hogar no es el mismo que lo levanta. No es natural que un chico esté al cuidado de cinco personas distintas a lo largo de una semana. El acogimiento familiar es difícil, lleva tiempo, pero no es imposible”, concluye Jenik.

El acogimiento familiar se diferencia de la adopción, entre otras cosas, porque es temporal. Es un acompañamiento que puede ser necesario por diferentes situaciones, pero que no dura más allá de la mayoría de edad.

IeladeinuEl objetivo al final es evitar la institucionalización y brindar las mejores condiciones para el desarrollo del niño. “Hay países que a través de esta línea de trabajo lograron eliminar las macroinstituciones o están en ese tránsito”, dice Jenik. Aunque trabajan en todos los frentes, desde IELADEINU buscan visibilizar esta práctica que aún no está muy difundida y arraigada en todos los ámbitos de protección de niñez.

Las familias que reciben a los niños atraviesan un proceso de capacitación, pero también acompañamiento. “Son familias solidarias y su motivación está en el otro, porque deciden compartir lo que ellos tienen. No se trata del derecho a tener un niño más en la familia sino que ese niño tiene derecho a crecer en familia. Para esto hay que tener una inteligencia emocional, una sensibilidad, enorme”, agrega Jenik.

 

Dato Útil:

Dónde: Tucumán 3238 - C1189AAL - C.A.B.A. - República Argentina. Teléfono: (+54 11) 4002 0151

Clickeé Aquí

Dato Útil:

En Facebook: https://www.facebook.com/ieladeinu