El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Procuración y la Asociación de Fiscales se reunieron y establecieron una agenda de trabajo. Entre otras cosas, se prevé avanzar en una nueva reforma del Código Procesal del fuero para que sea más federal.

Políticas criminales eficaces; persecución del narcotráfico; procesos penales efectivos, rápidos y transparentes; garantizar la sanción de los “infractores”; implementar el sistema acusatorio y la oralidad; aplicar el juicio por jurados a nivel nacional y provincial. Estos son algunos de los objetivos que se planteó el Programa Justicia 2020, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, cuando comenzó su actividad en materia penal. Se busca una reforma integral de la Justicia en torno a este fuero.

Para avanzar en este sentido, el subsecretario de Política Criminal, Juan José Benítez; el procurador general interino de la Nación, Eduardo Casal; y el presidente de la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público (AFFUN), Carlos Rívolo, se reunieron para discutir las iniciativas al respecto y establecer una agenda de cara al resto del año.

El año pasado surgieron buena parte de las propuestas legislativas que apuntan a esta reforma integral: una modificación en la Ley del Ministerio Público (el organismo que nuclea a los fiscales) para descentralizar las funciones que hoy en día recaen en buena parte en la figura del procurador general; la modificación del Código Procesal Penal (el cuerpo normativo que indica cómo se debe desarrollar un proceso) para que sea más “federal” y se adapte a las realidades de la Justicia en todo el país; y otra cuyo borrador está prácticamente listo para ser debatido en el Congreso, que es la reforma integral del Código Penal.

Una reforma de este tipo en el Código que indica qué conductas pueden ser consideradas un delito no se lleva a cabo en Argentina desde 1921. Por eso una comisión con integrantes de todos los poderes del Estado se encargó de debatir durante casi todo el año pasado qué debería incluir el nuevo Código, qué no, y qué novedades en materia normativa se incorporarán.

Un sistema acusatorio a nivel federal

Benítez señaló que en este encuentro se trabajaron “consensos” para avanzar en esta reforma integral de la Justicia Penal, y afirmó que la reforma del Código Procesal Penal Federal “que impulsamos desde el Ejecutivo resulta fundamental para implementar adecuada y progresivamente el sistema acusatorio a nivel federal”. Uno de los puntos que hacen importante al sistema acusatorio es que la investigación es llevada a cabo por los fiscales y no por los jueces de instrucción, de modo que se evita el peligro de que el magistrado caiga en alguna decisión parcial.

En este mismo orden, el funcionario remarcó que comenzaron a “discutir distintos ajustes y acuerdos interinstitucionales para agilizar las investigaciones penales y lograr que estás sean más inteligentes,  esto es que por ejemplo, que los fiscales  aprovechen los avances tecnológicos y científicos de la red federal de laboratorios forenses”.